domingo, octubre 07, 2018

Maternidades adolescentes.

La influencia del origen cultural en la planificación familiar.

Trabajadora Social y Periodista.


Hace tiempo que vengo observando la extrema juventud de muchas de nuestras usuarias con hijos a cargo. La mayoría han sido madres mucho antes de lo habitual en estas latitudes, donde la maternidad ha tendido a retrasarse. Por esta razón he querido analizar la influencia del origen cultural en la planificación familiar.

Tal y como señalan Rodríguez Portilla y Martínez Rojo (2011), al analizar de qué manera influye la cultura del país de origen en la planificación del embarazo y la anticoncepción, hay que tener en cuenta el riesgo de caer en estereotipos. Cada persona es un mundo, incluso entre personas con una herencia cultural común. 
Partimos de esa base, para evitar generalizaciones. Los datos que se van a exponer son meras tendencias estadísticas, salvando siempre la individualidad de cada persona, sea cual sea su origen étnico o nacional.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en su informe : La reproducción en la adolescencia y sus desigualdades en America Latina (2014) señala que casi el 30% de las mujeres latinoamericanas son madres adolescentes, con un nivel superior al de África Subsahariana y al promedio mundial. Algunos estudios señalan que al migrar modifican sus patrones de conducta reproductiva (Bueno et al, 2008). Pero pese a ello, la incidencia de embarazos en adolescentes de origen latinoamericano en nuestro país es superior a la de las autóctonas.
Otro estudio señala que los adolescentes latinoamericanos presentan más conductas sexuales de riesgo que los autóctonos (Bermúdez et al. 2010). Un menor uso del preservativo en todos sus contactos sexuales, menos relaciones con parejas estables, más relaciones sexuales bajo el efecto de las drogas y mayor contagio de ETS. La edad media de comienzo de las relaciones sexuales es de 15 años, tanto para autóctonos como para latinoamericanos.

El CSIC en su estudio Maternidad adolescente en España nos muestra las consecuencias de los embarazos a esta edad, como el abandono precoz de los estudios o la precariedad en el empleo. Se abre así un camino lleno de obstáculos y desventajas para estas jóvenes.
Rodríguez et al (2011) realizan un análisis sobre la influencia de la cultura en la conducta sexual y la anticoncepción. Entre las razones para la elevada tasa de embarazos no deseados en adolescentes latinoamericanas, destacan el desconocer el uso correcto de los anticonceptivos, la oposición del varón a su utilización, la concepción tradicional de la sexualidad (vinculada a la reproducción), ideas preconcebidas sobre el uso de preservativo (vinculación a relación poco seria o a laxitud en la conducta moral) y la influencia de las creencias religiosas. En caso de embarazo no deseado, las parejas tienden a separarse y aunque en un principio este colectivo tiende a rechazar la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) posteriormente se acepta (Rodríguez et al, 2011). Según estas autoras, la mujer que emigra tiene un proyecto migratorio del que depende el futuro de su familia. Los embarazos no deseados (propios o de sus hijas adolescentes) ponen en riesgo ese proyecto migratorio. Esta es una posible explicación a las elevadas cifras de IVE en mujeres latinoamericanas.

Tras las españolas, las latinoamericanas son el colectivo con tasas de IVE más elevadas, según datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (2016). La mayoría de las mujeres que se someten a una IVE son mujeres nacidas en España, seguidas por las nacidas en América, y porcentajes muy inferiores de otras procedencias. Un total de 9.375 intervenciones se realizaron en jóvenes de 15 a 19 años y 406 en menores de 15.

Solo con una educación sexual integral que tenga en cuenta sus características, sus valores, su herencia cultural, y sus condicionantes sociales, culturales, educativos y religiosos, se podrá luchar contra los embarazos no deseados en estas jóvenes. 

La educación sexual y la planificación familiar son vías esenciales para la prevención, y siempre han de tener en cuenta las características del colectivo al que se dirigen. Esto podría estar fallando, depositando en la familia la responsabilidad total sobre la educación sexual de sus hijos, y por tanto, dejando a muchas jóvenes expuestas a embarazos no deseados.

No hay comentarios: