domingo, junio 22, 2014

"Niñas en juego": el Mundial y la prostitución infantil. Prostitución infantil a la sombra de los estadios del Mundial

   "Niñas en juego": el Mundial y la prostitución infantil

22/06/2014 - 

Varias ONG advierten, apoyándose en datos extraídos de otros mundiales y olimpiadas, que la prostitución puede aumentar durante el periodo de celebración del evento deportivo
De los 12 estados en los que habrá partidos, cinco lideran el ranking de las denuncias de explotación sexual infantil
El Gobierno brasileño ha invertido miles de millones de dólares en el Mundial más caro de la historia, cifra que no se compara con la precaria red de apoyo a los menores
El problema es endémico en Brasil debido a la pobreza en la que vive el 18% de la población, a las drogas y la cultura machista
La carretera BR116 que recorre Brasil desde el norte de Uruguay a los pobres estados del Noreste.\ ONG Meninadança
Durante las últimas décadas cientos de niñas han vendido sus cuerpos en la carretera BR116 que recorre Brasil desde el norte de Uruguay a los pobres estados del Noreste. La miseria empujó a las chicas a ofrecer sus cuerpos a los camioneros, los únicos que tenían dinero para pagarlas. Hoy la economía ha mejorado y las niñas no tienen que ofrecerse solo a los camioneros: siguen prostituyéndose, pero ahora hay más gente que puede pagarlas, y también pueden quedarse en la ciudad.
Aún así se calcula que en la BR116 hay un punto de "venta" de menores a cada 15 kilómetros, y la carretera tiene una extensión de más de 4.500. Empresarios, jubilados, trabajadores de la zona y también turistas mantienen sexo con estas niñas, muchas veces consumidas por las drogas. Y aunque las pequeñas tienen sexo con adultos durante todo el año, hay "picos de consumo" con el Carnaval u otros eventos y fiestas populares.
Mientras tanto Brasil celebra el Mundial más caro de la historia y las calles están en llamas: decenas de miles de personas salieron a protestar hace un año coincidiendo con la Copa Confederaciones y con el Mundial y las Olimpiadas en el punto de mira. Desde entonces estas protestas, aunque menos multitudinarias, no han parado: transporte, vivienda, educación, salud, salarios, corrupción... hasta la propia policía se ha sumado a la ola de huelgas y protestas.
Pero hay una causa de la lucha contra la explotación sexual de niñas y mujeres no está haciendo tanto ruido dentro de Brasil, una sociedad todavía poco avanzada en temas de género. Una explotación intensamente arraigada que, teniendo en cuenta el precedente que sentaron anteriores competiciones de este calibre, se prevé se multiplicará con el Mundial y "ya ha creado víctimas", creen especialistas . Sin embargo, el problema no cuenta con un capítulo, por ejemplo, en el informe sobre violaciones de derechos humanos por el Mundial que el Comité Popular de la Copa Y las Olimpiadas acaba de lanzar y en el que denuncia asuntos como desalojos, violencia policial, especulación inmobiliaria o pérdida de derechos de los trabajadores.
Childhood Brasil entregó un estudio de la Brunel University de Londres a la Secretaría de Derechos Humanos, que constataba cómo los grandes eventos deportivos favorecen el fenómeno: durante el Mundial de Sudáfrica en 2010 se registraron 40.000 casos de explotación infantil ( un aumento del 63%) y 73.000 denuncias de abusos contra mujeres (83% más) en los dos meses entre la legada de las delegaciones al país y el fin del evento. Cuatro años antes, en el Mundial de Alemania fueron contabilizados 20.000 casos contra menores ( aumento de 28%) y 51.000 abusos a mujeres (49% más). Las Olimpiadas de Grecia en 2012 dejaron un saldo de al menos 33.000 abusos contra menores ( aumento de 87%) y 80.000 casos contra mujeres (78% más).
En datos de la secretaría de Derechos Humanos proporcionados a Desalambre por la ONG Childhood, colaboradora con la entidad, en 2013 se produjeron 33 mil denuncias de explotación sexual infantil, datos que solo muestran una pequeña parte del problema, pues contabilizan solo las denuncias en la línea telefónica habilitada para tal fin.
Aunque en la última década el Gobierno del entonces presidente Lula y hoy encabezado por Dilma Rousseff implementaron amplios programas sociales que redujeron la pobreza extrema a la mitad, hoy es aún pobre el 18% de los brasileños, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), más de 37 millones de personas.
Y la pobreza favorece un negocio no podía quedarse sin ofrecer sus productos para la Copa del Mundo, incluso en los meses anteriores a su propio inicio, como destapó un reportaje del inglés Matt Roper para el Daily Mirror, que relataba cómo prostitutas menores de edad ofrecían sus cuerpos a trabajadores del Arena Corinthians de Sao Paulo, sede del partido inaugural de la Copa, el 12 de junio.
B.A. es una de esas niñas prostitutas en Brasil. Hoy con 14 años, cuenta cómo abusaron de ella dentro de casa cuando tenía solo 6. Cuatro años después, su propia hermana acabaría obligándola a prostituirse. "Cuando tenía 10 años mi hermana empezó a enviarme a casa de hombres viejos de la ciudad. Ella escribía en un papel lo que yo haría y por cuánto dinero, y me hacía entregarlo, de puerta en puerta. Mi madre era adicta a las drogas y nos abandonó. Me quedé sola con mi hermana mayor, que ya era adulta. Pero en lugar de cuidar de mí, me usó para pagar las cuentas de casa. Así empecé a prostituirme.
B.A., una niña brasileña empujada a ejercer la prostitución infantil, con Rita, una de las mujeres que trabaja en la ONG Meninadança. \ ONG Meninadança
B.A., una niña brasileña empujada a ejercer la prostitución infantil, con Rita, una de las mujeres que trabaja en la ONG Meninadança. \ ONG Meninadança
Roper, que lleva 15 años en Brasil, es fundador de la ONG Meninadança, que además de ser periodista trabaja con niñas prostitutas o usuarias de drogas con la danza como herramienta. Él habló a Desalambre sobre su proyecto en la BR116 y cómo la impunidad es casi total para los clientes de estas niñas sobre cómo ni ellas ni ellos, muchas veces, son conscientes de la gravedad de un problema "normalizado" en Brasil, sobre todo en ciudades menores del interior.
Para Matt, esta impunidad no se debe solo a la falta de estructura en la red de protección a las menores, sino a una cultura machista que "nunca dio valor a las niñas". Asegura, además, que la amplia mayoría de los menores prostituidos son niñas, y de los clientes, la mayor parte son brasileños, aunque no niega el papel del turismo sexual internacional.

La Copa y la prostitución

El problema ya está presente en las sedes del Mundial: de los 12 estados en los que habrá partidos, cinco lideran el ranking de las denuncias de explotación sexual infantil: Sao Paulo, Río de Janeiro, Bahía, Minas Gerais y Río Grande do Sul. Un mal que tiene que ver con la pobreza, el machismo y la impunidad, que se temía empeorase con el Mundial de fútbol y que las inversiones para la organización del evento poco han hecho para romper el círculo vicioso.
En Recife, ciudad sede del Mundial e importante punto turístico del noreste del país, se calcula que uno de cada cuatro menores se prostituye, según un reportaje de la BBC que Roper ayudó a producir. A esta cadena habló Liliam Sá, presidenta de la primera comisión parlamentaria sobre la niñez explotada, que viajó a las doce ciudades sedes del Mundial durante sus investigaciones."Lo que hemos visto en nuestros viajes nos dejó estupefactos, porque la explotación sexual y el turismo sexual son visibles en Brasil de forma endémica y creciente".
El Gobierno asegura haber fortalecido la red de protección al menor, tanto a nivel administrativo como con acciones como la de la semana pasada, cuando una redada cerró un par en Copacabana, la playa más famosa de Río de Janeiro y donde se concentran los hinchas, pues en él había menores ejerciendo.
Pero la diputada considera que el Gobierno no ha instituido políticas reales de inspección y prevención y que las fuerzas del orden no solo son indiferentes sino cómplices del problema: "Descubrí que la propia policía encubre a estos explotadores, los proxenetas, que pulula la impunidad y también hay una falta de supervisión de parte del estamento judicial".
El Mundial puede estimular la explotación infantil por varios factores: por un lado, la construcción de los 12 estadios (4 más de los 8 que la FIFA recomendaba) movilizó un gran número de trabajadores, clientes potenciales de las redes de prostitución hacia poblaciones ya vulnerables. Esto, agravado por el hecho de que los estadios se han venido construyendo en zonas pobres y rodeadas de favelas o barriadas con falta de recursos, caldo de cultivo para la prostitución. Una vez inaugurados los estadios, un aluvión de hinchas invade estas áreas.
También se han detectado redes que han captado y trasladado niñas de localidades pequeñas hasta las ciudades sede, niñas que muy probablemente ya nunca volverán a sus casas, explica Roper. Y, por último, la Ley General de la Copa, impulsada por la FIFA, recomendó que las vacaciones escolares se movieran en el calendario para coincidir con la Copa, suavizando así el conocido problema del tráfico de las urbes brasileñas. Los especialistas alertan de que esto deja a las niñas en riesgo, pues la escuela es un elemento protector y de esta manera quedarían en las calles, más vulnerables, mientras sus padres están en el trabajo.
De hecho, de entre los varios factores de riesgo, como el aluvión de turistas o el mayor consumo de drogas y alcohol durante el evento, la anticipación de las vacaciones escolares es uno de los más preocupantes, señalan desde Childhood Brasil. "La copa ya ha causado bastantes víctimas, principalmente por la construcción de los estadios, que suelen estar en barrios pobres de la periferia", explica Matt Roper.
"Particularmente, no sé si el hincha que viene a la Copa estará buscando niñas pequeñas. Más probablemente acabará con chicas algo más mayores, de 15 o 16, sin saber o tener certeza de que son menores. Aun así, la Copa con certeza va a aumentar la explotación pero la mayoría de los que abusarán de las niñas serán brasileños" . Y estos, en muchos casos ni saben que lo que hacen es tan horrible. Está normalizado, no las ven como niñas, no ven tanta diferencia, continúa explicando el británico.
"Aún no sabemos si desde que el Mundial empezó se ha disparado la demanda de niñas, pero la explotación siempre tiende a aumentar con las fiestas, sea carnaval, fin de año o fiesta Junina –unas fiestas tradicionales celebradas en junio en el interior–. De hecho las fiestas juninas del interior son peores que el carnaval en lo que a explotación sexual, abusos y violaciones se refiere" . De nuevo, no es raro ver filas de camioneros aparcados en Medina durante las fiestas donde hay niñas, cuenta Roper. Nuevamente otro factor añadido: la Copa del Mundo es en junio, "tenemos vacaciones, Mundial y fiesta Junina, todo a la vez".
"Para los hinchas, yo sé que hay bandas que están traficando con niñas para llevarlas hacia las ciudades sede. Conozco el caso, por ejemplo, de hombres de Sao Paulo en Medina, Bahía, intentando reclutar chicas de 12 y 14 años. Muchas son engañadas con promesas de que van a ser camareras o a servir en "casas de familia"; otras lo saben, pero lo hacen por drogas o por necesidad", explica Roper. Lo peor es que, haya finalmente tanto nuevo cliente o no, muchas de las niñas que fueron reclutadas nunca volverán a su ciudad: son propiedad de la mafia.
Protestas en Brasil contra el Mundial de fútbol terminan con actos de violencia
Protestas en Brasil contra el Mundial de fútbol terminan con actos de violencia
La Copa Confederaciones, celebrada hace un año debió ser un ensayo de buenas prácticas sobre la cuestión anticipándose al Mundial. Pero los planes que se prepararon estuvieron lejos de ser suficientes. Así lo muestra la Agencia Pública de Periodismo de Investigación en la serie de cómics "Meninas em jogo" (Niñas en juego), un retrato de la prostitución en los estados turísticos del noreste. Por un lado, las protestas contra el evento deportivo "frenaron la explotación sexual", pero provocaron prisiones arbitrarias y maltrato a menores por parte de la Policía. Por otro, los Consejos Tutelares que recibirían a los menores víctimas de abuso funcionaron hasta las diez de la noche, cuando precisamente se intensifica la explotación. Unos consejos tutelares insuficientes en número y sin recursos, explica Roper.

Penas más duras dos meses antes del Mundial

La prostitución no es ilegal en Brasil. En 2002 fue reconocida como una de las 600 ocupaciones brasileñas. Sin embargo, no es legal ser propietario de un lugar donde se ejerza la prostitución, lo que deja un cierto vacío legal que coloca a las y los profesionales en situación de "vulnerabilidad", según asociaciones del sector y colectivos como el Comité Popular de la Copa de Río de Janeiro, que denuncian detenciones arbitrarias, extorsiones e incluso violaciones por parte de la policía.
Independientemente del modo en que se ejerza la actividad, es ilegal prostituirse si se es menor de edad. Considerando que los profesionales del sexo adultos y "legales" afrontan peligros como los mencionados, es fácil imaginar que los menores son todavía más vulnerables.
Y aunque en mayo el Gobierno de Dilma Rousseff aprobó una ley que tipifica la prostitución infantil como "crimen hediondo" y endurece las penas, la solución va mucho más allá. "Aunque se considere crimen hediondo, todavía son muy pocas las acciones de prevención y para promover los derechos fundamentales, como salud, educación y asistencia", afirmó a Globo Antonia Lima, coordinadora del Centro de Apoyo de Defensa de la Infancia del Ministerio Público de Ceará, uno de los estados del noreste donde la prostitución de menores y el turismo sexual son fenómenos particularmente fuertes.

Impunidad y "cultura'

El castigo para los infractores raramente llega y la mayoría de los casos tardan tres años en juzgarse, según declaró Karina Figueiredo, secretaria ejecutiva, a la revista Veja. Las penas, explica Karina, también pueden ser suaves dado el prejuicio de algunos magistrados. "Ante una violación de un menor todos se conmueven, pero a una niña que se prostituye en la calle se la ve como una 'guarra'. Algunos jueces tienen un pensamiento totalmente machista, dicen que la culpa no es del adulto que abusa, sino de la niña, que no está en el colegio porque no quiere. Ya si hablamos de travestis el castigo es prácticamente inexistente", afirma.
Roper está de acuerdo: "Brasil es un país muy machista y principalmente en el campo, no se valora a las niñas. Además existe un antecedente histórico según el cual el patrón abusaba de las empleadas. Al final el abuso se acaba normalizando". En las ciudades pequeñas el problema es grave porque el gobierno no llega, menos que a las ciudades grandes, y además de la cultura, reina la impunidad.
Roper cita varios ejemplos que ha presenciado en sus años de trabajo en Brasil. Recuerda el caso de un empresario, dueño de una tienda de ropa infantil, que es conocido como "al que le gustan las niñas". Con el dinero que el adulto pagaba a una de esas meninihas, su madre asumía el alquiler.
También recuerda el caso de una niña de 12 años que vivía con un hombre de 40, que acabó dejándola embarazada, –"no te imaginas lo que es ver a una niña con barriga", se interrumpe Roper–, y al enterarse la expulsó y buscó otra. El caso fue denunciado pero a él no le pasó nada. "El consejo tutelar guarda el expediente en un cajón", asegura.
"Muchas veces las chicas tienen una historia familiar: la abuela se dedicaba a eso, la madre también, y ahora la niña; todo eso tiene que ver con la pobreza y que se ha transformado en algo arraigado, casi cultural", considera Roper. Por ello, en Meninadança trabajan con las niñas y sus familias mostrándoles que esa no tiene por qué ser la vida "normal", que hay otras opciones.
La vida de B.A. cambió cuando la Casa Rosa de Meninadança abrió en su ciudad; hoy ha vuelto a estudiar y ha decidido no dejar que ningún hombre la trate "como un objeto". "Fue muy difícil. No creía que tuviese valor, más que el que cambiaba por sexo. No aceptaba el cariño de las personas en la casa y era rebelde, pero siempre volvía porque cuando bailaba me sentía libre".


El drama de la prostitución infantil a la sombra de los estadios del Mundial
 Viernes, 6 de junio de 2014



Niñas prostitutas en Brasil
La cifra de menores prostituidos en Brasil se estima en los centenares de miles.
En las doce ciudades que serán sede de los partidos del Mundial de Fútbol de Brasil 2014, el gobierno ha invertido miles de millones de dólares en la construcción y renovación de los estadios de fútbol.
Pero a pocas cuadras de estas magníficas construcciones -que serán escenario de esperados partidos y la vitrina de Brasil para el mundo- están las favelas donde la miseria, el hambre, el narcotráfico y la drogadicción han generado una prostitución infantil rampante.

No hay una cifra oficial, pero se estima que centenares de miles de niñas y niños -algunos de sólo 10 años- son explotados en el mercado sexual, obligados por las circunstancias, amenazados por proxenetas o atrapados en esa realidad para satisfacer su drogadicción.
El gobierno ha lanzado programas de "pacificación" para limpiar las favelas de las pandillas y los narcotraficantes, y dice haber iniciado programas de capacitación de unidades de protección de la niñez para hacerle frente a ese flagelo.
Además ha destinado unos US$8 millones de reales (unos US$3,3 millones) para luchar contra la prostitución infantil en las sedes mundialistas.
Sin embargo, críticos y activistas alegan que esta inversión social no se compara con el exorbitante costo para preparar el Mundial y que no hay políticas públicas coherentes para combatir un problema que -se anticipa- aumentará con el inicio del torneo de fútbol y la llegada de numerosos turistas sexuales convencidos de que podrán actuar con impunidad.

"Fábrica de prostitución"

Parlamentaria Liliam Sá
La parlamentaria Liliam Sá critica la falta de programas públicos serios.
Las comunidades marginadas en Brasil están atrapadas en un círculo vicioso de pobreza, violencia y drogas, la "fábrica donde comienza la prostitución", le explica a la BBC, Andrew Fanstone, miembro de Iris Global, un proyecto de asistencia en las favelas.
"Muchos de los niños ven a sus familiares involucrados en ese negocio. Madres y abuelas recurriendo a la prostitución. Se vuelve una manera de vida, se normaliza", dice Fanstone.
En Recife, por ejemplo, una pujante ciudad costera en el noreste del país, se calcula que uno de cada cuatro menores se prostituye.
Esa normalización es lo más alarmante para Liliam Sá, presidenta de la primera comisión parlamentaria sobre la niñez explotada, que viajó a las doce ciudades sedes del Mundial durante sus investigaciones.
"Vamos a recibir a millones de turistas en todo Brasil, algunos de los cuales vendrán acá con una idea preconcebida sobre Brasil que les fue vendida: que el sexo con menores es fácil"
Parlamentaria Liliam Sá
"Lo que hemos visto en nuestros viajes nos dejó estupefactos, porque la explotación sexual y el turismo sexual son visibles en Brasil de forma endémica y creciente".
La diputada Sá es severa con el gobierno, pues dice que no ha instituido políticas reales de inspección y prevención. También critica a las fuerzas del orden por su indiferencia, si no complicidad, con el problema.
"Descubrí que la propia policía encubre a estos explotadores, los proxenetas, que pulula la impunidad y también hay una falta de supervisión de parte del estamento judicial", le comenta a la BBC.
La policía niega estas acusaciones y asegura que está dedicando muchos recursos y efectivos a combatir la prostitución infantil.
En lo que sí parece haber acuerdo es en el temor de que, con la llegada del Mundial, el problema de los niños y adolescentes que venden sexo podría exacerbarse.
"Vamos a recibir a millones de turistas en todo Brasil, algunos de los cuales vendrán acá con una idea preconcebida sobre el país que les fue vendida: que el sexo con menores es fácil", advierte Sá.
"Este tipo de explotación sexual es una cruel manera de arrebatarle a un menor su niñez y sus sueños", concluye la parlamentaria. "Son vidas perdidas".
La BBC conversó con tres menores atrapados en esta realidad. A continuación, sus testimonios.

JOYCE, 14 años, Sao Paulo

Joyce
"Consumo drogas. Fumo marihuana. Van a ser dos semanas desde que inhalé cocaína. Cobro 50 reais por servicio (unos US$10).
Va a haber muchos jóvenes vendiendo sexo. Muchas de mis amigas salen a hacer eso. Niñas de 10, 11 años. Hasta niñas de nueve años están saliendo a ofrecer sexo por dinero.
"Piden sexo oral, esto y lo otro. Y uno termina haciéndolo debido a las drogas."
Muchas cosas pueden sucederles a las niñas. Si no hacemos lo que nos piden, nos hacen cosas peores y la situación continúa.
Piden sexo oral, esto y lo otro. Y uno termina haciéndolo debido a las drogas.
Un hombre me golpeó (muestra una cicatriz), me hizo daño porque yo no quería hacer algo que me pidió.
Este no es un lugar para mí, quiero salir de aquí. Entre más rápido, mejor, para que no tenga que hacer esto más. Quiero mejorar mi vida, estudiar, seguir cursos y tener una vida normal".

JOVEN (pidió anonimato), 14 años, Fortaleza, prostituido desde los 11 años

Joven
¿Cuántos programas (servicios) presto al día? Entre 10 y 20.
Me dedico a esto, en primer lugar, porque mi familia no me acepta. Segundo, porque mis amigos me impulsaron a hacerlo.
"Si algún día decido no hacer esto más, me matarán y eso será todo. Se acaba mi vida, se acaba mi éxito, todo se acaba"
Algunas veces no sé si voy a regresar con vida o si voy a morir aquí mismo. Me arrepiento de esta vida, pero ya no puedo echar para atrás.
Tengo tres cafetãos (proxenetas). Ellos lo saben todo, dónde vivo. Si no respondo, harán algo contra mi familia. Es como con los narcotraficantes, matan a toda la familia. Así que tengo que hacerlo, es mi vida.
Si algún día decido no hacer esto más, me matarán y eso será todo. Se acaba mi vida, se acaba mi éxito, todo se acaba.
La policía nos ve haciendo esto y ellos quieren un poco también. Se aprovechan porque soy un muchacho prostituido, somos menores y realmente no les importa: 'Voy a hacerte esto y todo lo demás, y aquí está tu dinero y calla la boca', nos dicen".

GABRIELA, 15 años, Copacabana, engañada con la promesa de un trabajo de mesera

Gabriela
"Cuando llegué aquí, me dijeron la verdad, que tenía que prostituirme y me obligaron a hacerlo. Me amenazaron. Me dijeron que si no lo hacía me golpearían.
Trabajaba de Posto 3 a Posto 4, cerca de los clubes nocturnos allá (señala las playas de Copacabana).
"Llegó un momento en que me sentí hastiada, quería llorar todo el tiempo"
Allá, cerca de los clubes, hay gran cantidad de prostitutas. Todas muy hermosas.
Llegó un momento en que me sentí hastiada, quería llorar todo el tiempo.
Lo único en lo que pensaba era en encontrar a mi mamá. Que tenía que encontrar la manera de regresar a casa, tenía que escapar.
Cuando la vi no pensé que lloraría, pero llegué allá y abracé a mi mamá 



No hay comentarios: