sábado, junio 04, 2016

LAS RESIDENCIAS INFANTILES NO SON “HOSPICIOS”




El pasado 21 de Mayo, el diario El País publicó un artículo titulado “Más de 3.000 niños viven en hospicios de Madrid”. 
Este artículo utiliza unos términos que, como “HOSPICIO” u “ORFANATO” nada tienen que ver con la realidad actual de la Red de Residencias de Menores Protegidos de la Comunidad de Madrid
Pero más allá de las denominaciones, claramente erradas y sacadas de épocas afortunadamente pasadas, se vierten afirmaciones y se dibujan una estructura y funcionamiento del acogimiento Residencial absolutamente engañosos, cuando no directamente falsos.

Se recogen las declaraciones que, ante la Comisión de Políticas Sociales de la Asamblea de Madrid, realizó en comparecencia Susana Morales, representante de la OAA “Familias de colores”, una entidad que se dedica a gestionar adopciones.

El articulista recoge como hechos las opiniones de la compareciente, que defiende y representa los intereses de las familias que intentan adoptar un menor. Las dificultades que describe se centran en el reducido catálogo de países en los que la Administración española permite la adopción internacional. Pero más allá de la petición legítima de facilitar esta modalidad de adopción, se permite interpretar la situación del Sistema de Protección de Menores, que define como un lugar de abandono institucional y gestión contaminada por el interés económico de las entidades.
 
Hace cuentas, Susana Morales, y considera que la totalidad de los menores bajo guarda o tutela de la Comunidad de Madrid son susceptibles de ser adoptados, se queja de trabas a la adopción de niños mayores de 6 años y acusa a los Equipos Educativos de las Residencias (que asegura que son mayoritariamente de gestión privada) de falsear los informes para evitar que se adopte a los chicos, y así seguir cobrando a la Administración por las plazas que ocupan en sus centros.

Son graves las acusaciones a los profesionales y el desconocimiento total del sistema de protección de Menores por parte de esta Señora, que se presenta como “experta” en el tema. 

Es grave que un periodista y un periódico publiquen toda esa sarta de ideas erróneas y falsedades inopinadas, sin contrastar datos ni tomar distancia de las declaraciones.

 Es grave que nadie en la Comisión de Políticas Sociales tuviera autoridad moral o conocimiento suficiente para desmentir lo que estaban escuchando.

Es grave también que nadie de la Administración haya salido al paso defendiendo el Sistema de Protección, la red de Centros y la plantilla que hace posible que las cosas se hagan sorprendentemente bien, teniendo en cuenta los medios y las condiciones. ¿Saben lo que hacemos?, ¿les importa?, ¿les importamos?.

Desde UGT queremos denunciar este atentado contra la profesionalidad y la dignidad misma de las trabajadoras y trabajadores públicos de Menores de la Comunidad de Madrid. Hemos enviado una carta al Director de El País exigiendo rectificación y aclaración sobre el artículo. 

Puedes verla pinchando aquí
Orgullosas y orgullosos de nuestro trabajo, merecemos disculpas y reconocimiento público a nuestro trabajo, tan difícil, tan comprometido y tan desconocido.
           

Desde el Sector Autonómico y la Sección Sindical de Menores de la FeSP de UGT Madrid, hemos enviado una carta al Director de El País exigiendo rectificación y aclaración sobre el artículo “Más de 3.000 niños viven en hospicios de Madrid”, que atenta contra la profesionalidad y la dignidad misma de las trabajadoras y trabajadores públicos de Menores de la Comunidad de Madrid. Puedes verla aquí.
Adjuntamos Informa y la carta.