jueves, junio 25, 2015

Un manifiesto contra la maternidad subrogada

“No somos vasijas”

El debate y la polémica están servidas. 


Filosofas, constitucionalistas y el movimiento feminista lanzan hoy en España una campaña contra el alquiler de vientres para frenar cualquier iniciativa política que intente regularizar en nuestro país la maternidad subrogada. 
Una practica legalizada países como Estados Unidos o la India a los que recurren cada año centenares de parejas españolas homosexuales y heterosexuales.


Además, se suman a la campaña internacional “Stop subrogación Now” que trata de erradicar esta práctica y pretenden abrir un debate que “no ha contado hasta el momento con la reflexión desde una perspectiva de los Derechos Humanos”.

Las filósofas Victoria Camps y Amelia Valcárcel, la jurista Maria Luisa Balaguer o las sociólogas Soledad Murillo y Rosa Cobo figuran entre las promotoras de un duro manifiesto en el que consideran que la maternidad subrogada es éticamente injustificable y consideran que en realidad esta práctica es un negocio de tráfico de úteros y de compraventa de bebés. Hablan incluso de granjas de mujeres en la India.

También lo firman las constitucionalistas Maria Luisa Balaguer, Mar Esquembre, o Julia Sevilla, las filosofas Alicia Miyares, Teresa López de la Vieja, Ana de Miguel, Alicia Puleo o Luisa Posada, filósofas del derecho como Juana Gil, Ana Rubio, sociólogas como Soledad Murillo, Laura Nuño o Rosa Cobo y personas del mundo de la cultura y el arte como Laura Freixas, Gemma Lienas, Almudena Hernando o Pilar Aguilar. Personalidades que pretenden articular un frente en defensa de la dignidad y contra la cosificación del cuerpo de las mujeres, a través de la campaña “NoSomosVasijas”.  

El documento afirma que la maternidad subrogada niega el derecho a decidir de las mujeres, implica su control sexual, no se puede catalogar como una técnica de reproducción humana asistida y significa la mercantilización, el tráfico y las granjas de mujeres comprándose embarazos a la carta. Concluyen que las mujeres no se pueden alquilar o comprar de manera total o parcial.

La campaña pretende unir sus fuerzas a las de diferentes Lobbys Europeos de Mujeres y el Movimiento Francés contra los vientres de alquiler. Las promotoras recuerdan que los vientres de alquiler están prohibidos en la mayoría de los países del mundo.

Las feministas españolas a través de la web pretenden “fomentaran el debate y aportar información que, hasta el momento, ha sido poco accesible sobre la realidad que esconde el negocio del alquiler de vientres”.

La filósofa Alicia Miyares, una de las portavoces de la campaña, ha indicado que la Plataforma pretende “frenar cualquier tipo de iniciativa para regularizar los vientres de alquiler y ha recordado que No somos vasijas se une a la lucha mundial para impulsar un proyecto de Convención Internacional para prohibir el alquiler de vientres, eufemísticamente denominado como “maternidad subrogada” y erradicar esta práctica”.

La portavoz ha indicado que la campaña “No somos vasijas” hace suyo el lema internacional “Stop subrogación Now” (Paremos la subrogación ahora) para que los partidos políticos y gobiernos -nacional y autonómicos- tengan en cuenta “que el deseo de paternidad/maternidad no puede sustituir o violar los derechos humanos de las mujeres o la infancia”.

La campaña pretende unir sus fuerzas a las de diferentes Lobbys Europeos de Mujeres y el Movimiento Francés contra los vientres de alquiler.  Alicia Miyares ha indicado que “no es casual que aprovechando el interregno político se quiera persuadir a los partidos políticos y la opinión pública hacia una visión dulcificada del alquiler de úteros”.

La filósofa ha indicado que “en los últimos meses se suceden en prensa y otros medios de comunicación, pronunciamientos favorables a la práctica de alquilar vientres de mujeres “sin informar sobre las consecuencias físicas, éticas y políticas que tiene estas prácticas” y alerta para que los profesionales de los medios “no se dejen engañar por campañas a todas luces parciales”.

Como portavoz de la Plataforma, ha hecho un llamamiento a los medios de comunicación “para que informen del asunto en toda su amplitud y no den una visión sesgada que predisponga a favor de la regulación de la práctica de los vientres de alquiler”.

No hay comentarios: