viernes, febrero 26, 2016

Ser Colaborador

Concerniente al mundo real de la niñez trabajadora

Juan Enrique Bazán y Ángel González
Editores y Autores

Save the -Children
Lima, Perú
Enero de 2016


Ser Colaborador, concerniente al mundo real de la niñez trabajadora, es el título del presente estudio, el cual establece trazos de sentires y pensares en camino hacia su conceptualización. La figura del Colaboradorplanteada en este estudio, viene dada desde las voces vertidas por la misma niñez trabajadora, las expresadas por los Colaboradores que acompañan su quehacer cotidiano, y por la opinión de los Colaboradores referentes por su trayectoria, aportes y tiempos en el movimiento; todos los que actúan orgánicamente en el Movimiento social de niños, niñas y adolescentes trabajadores de América Latina y el Caribe (MOLACNATs)
Esas voces nos llevan a repensar el perfil del Colaborador del movimiento social de NATs.

El movimiento social de la niñez trabajadora tiene una data aproximada de cuatro décadas a escala nacional y de casi tres décadas a nivel regional en América Latina como MOLACNATs.
El movimiento ha sido colmado por el protagonismo de los niños, niñas y adolescentes trabajadores (NATs), quienes en su quehacer social han reivindicado sus necesidades fundamentales, la reposición de sus derechos, así como sus respectivos intereses. 
En estos procesos, Colaboradores adultos acompañaron a los NATs. 

Dichos procesos fueron de distinto orden: económicos, sociales, pedagógicos, culturales, legales, ideológicos y políticos. 
Así, la denominación Colaborador devino, en la acción social, en término polisémico, ya que en la praxis de acompañamiento su labor cumplió distintos sentidos y significados para los NATs. 
Unas veces, fueron más educadores, otras veces más defensores de los derechos humanos de la niñez trabajadora y, así sucesivamente, cumplieron también las demás funciones. El énfasis vino dado por las características y circunstancias de los mismos hechos en que los NATs y sus movimientos sociales estuvieron inmersos; en sus respectivos contextos, con su participación organizada, sus opiniones, su conciencia crítica, con su formación y dinámica social, en síntesis, por su protagonismo. En todo lo cual siempre estuvo presente el Colaborador. Esta fue la manera en que el Colaborador se mantuvo, “con un polo a tierra”, conectado con el sujeto de la realidad social, mediado por la amorosidad. 

La acción social del MOLACNATs fue configurada desde un inicio con la idea e imagen del Colaborador, porque el movimiento social entendió que requería, no solo la viva participación protagónica de los NATs, sino también de una
acción social colaborativa, en el que el otro, Colaborador adulto, resulte comprometido con los NATs en el marco de un nuevo tipo de relación social, un nuevo tipo de movimiento social, en el que la niñez trabajadora marcha acompañada de adultos en un movimiento social autónomo.

Pero en el proceso de repensar nos preguntamos: ¿Qué es ser Colaborador? Esta pregunta fue la que nos lanzó a explorar qué opinaban los niños, niñas y adolescentes trabajadores protagonistas de su participación organizada.

La misma curiosidad nos llevó a preguntarles a los propios Colaboradores activos y a los Colaboradores referentes  que mantuvieron relación orgánica con el MOLACNATs desde su origen. La pregunta tiene respuestas múltiples, reflejando un tanto la variedad de experiencias en el movimiento social de NATs. Sin embargo, el horizonte es, a grosso modo el mismo, tal cual podrán sacar sus propias conclusiones al leer el presente documento.

Los editores tuvimos la tentación de traducir la opinión de los NATs, de los Colaboradores activos y de los Colaboradores referentes del MOLACNATs. Sin embargo, en este estudio no lo hemos hecho, porque cuestionamos críticamente la idea de traducir las distintas voces, toda vez que podría cercenar la riqueza de sentidos que tienen los NATs, su movimiento social y, en él, el significado de la presencia del Colaborador. Toda traducción corre el riesgo de recortar sentidos en aras de un concepto genérico universal, resultando muchas veces en la realidad vacío de contenido. En tal dirección, asumimos que la traducción no necesariamente juega un papel leal con los sujetos, en tanto que cabe la posibilidad que la interpretación no solo sea discrecional, sino arbitraria y hasta antojadiza. No obstante, los editores nos tomamos un espacio en este mismo documento para verter nuestras propias subjetividades y reflexiones críticas sobre el particular.

De esta manera, el lector podrá informarse, comprender y tratar de explicar el ser Colaborador desde su particular posición y síntesis, sobre la base de las distintas opiniones vertidas en el presente estudio y contrastándolas con las suyas. La información de diversas opiniones que ponemos a disposición del lector, nos imaginamos debe conducirlo a sacar en claro su propia interpretación sobre lo que es Ser Colaborador.

Al terminar el estudio, el conjunto de opiniones vertidas, nos colocan frente a un abanico de posibilidades y límites de lo que es o puede ser un Colaborador. Esta apertura nos parece interesante para la reflexión y diálogo futuro en el interior del movimiento social de NATs. Al respecto, pensamos que no tendría mucho sentido cerrar el presente estudio, por parte de los editores, a través de conclusiones o síntesis alguna. Está suficientemente abierto para seguir pensando o para repensar las prácticas del ser Colaborador, e incluso, eventualmente reaprender a repensar qué sentido tendrá ser Colaborador en los escenarios futuros. Esta es una tarea abierta y el presente estudio solo un punto en el imaginario social del ser Colaborador. 

Las opiniones en la primera parte del estudio fueron levantadas en base a cuatro preguntas:
  i     qué es el movimiento social de NATs,
  ii    qué sentido y significado tiene ser Colaborador,
 iii    cuáles son los imaginarios de los Colaboradores,
  iv   qué papel juega el Colaborador en la producción del movimiento.  

Diecisiete NATs, diecisiete Colaboradores activos, y tres Colaboradores referentes contestaron el cuestionario. Al respecto, hilvanamos la redacción del texto final manteniendo la propia textura de cada opinión. Y asumimos que las opiniones vertidas, más que un punto metodológico de saturación técnica de estudio cualitativo, constituye testimonio vivo de posibilidades y límites de los diversos sentidos que los mismos sujetos atribuyen al Ser Colaborador, sean NATs o Colaboradores. 

La segunda parte del presente estudio la consignamos en tres aspectos: 
   i    breve mirada sobre la historia del MOLACNATs,
  ii   anotaciones sobre el ser Colaborador,
 iii   pensando en voz alta el Ser Colaborador en el movimiento social de NATs, diálogo entre los editores. 

Esta segunda parte del estudio es ensayística. En general el estudio se basa, tanto en lo que la gente siente como en lo que piensa, por lo que en cierto modo queda marcado por las subjetividades y la razonabilidad de quienes
han intervenido con sus voces, ante lo cual expresamos nuestro agradecimiento a cada uno de los que cooperaron expresando su opinión.
Es también oportuno manifestar nuestra gratitud al Movimiento Latinoamericano y del Caribe de niños, niñas y adolescentes trabajadores, a través de su Secretaría, por su buena disposición y facilitación para realizar el presente
estudio. Lo propio a la Cooperación financiera de Canadá a través del proyecto Children Lead the way gestionada por Save the Chidren.   


Coordinación de la publicación
Erika Alfageme
Diseño y diagramación
Pilar Elías
© Save the Children International
Oficina Regional para América Latina y El Caribe
www.savethechildren.net