sábado, marzo 02, 2013

Patologización de la infancia, Simposio Internacional





IVº Simposio Internacional
Buenos Aires
6 al 8 de junio de 2013

La patologización y medicalización de la infancia y la adolescencia se ha extendido en múltiples direcciones.

El Forum Infancias es un equipo interdisciplinario de profesionales reunidos por el compromiso de pensar la actualidad de niños y adolescentes y analizar críticamente los "atajos" con que se pretenden "resolver" las dificultades que se presentan en la clínica y las aulas.

Quienes trabajamos en salud y educación, somos testigos de una rotulación indiscriminada que no cesa de sorprender con nuevas y a veces disparatadas etiquetas, de una patologización que invade todas las dimensiones de la cotidianeidad, de una medicalización que ha perdido su norte científico para transformarse muchas veces en una "cosmética del comportamiento" y de una masiva certificación de discapacidades psicosociales que si bien en muchos casos amplía derechos para algunas personas o colectivos, puede propiciar una simultánea y silenciosa des-ciudadanización.

Hemos organizado tres ediciones de este Simposio Internacional sobre Patologización de la infancia: en 2007, con el lema "Niños desatentos e hiperactivos"; en 2009 debatimos la diferencia entre "Niños o síndromes" y en 2011 profundizamos los "Problemas e intervenciones en la clínica y en las aulas".

Para 2013 los convocamos a la cuarta edición que se centrará en las intervenciones subjetivantes que pueden contribuir a neutralizar la objetivación que avanza con sus rótulos generando una creciente clasificación de niños, niñas y adolescentes como portadores de siglas: ADD, ADHD, TGD, TEA, TOD, TOC, bipolares, entre otros.

En los últimos años, ha aumentado de modo alarmante la cantidad de niños rotulados, así como la generalización de los "espectros" y el avance de las formas tecnocráticas de "diagnóstico" (screenings y tests reduccionistas y masivos) aplicados a diferentes cuadros.

Nuestro objetivo fundamental continúa siendo el cuestionamiento de algunos diagnósticos -rótulos las más de las veces- que con mucha facilidad se endosan a niños y a adolescentes, sin tener en cuenta su singularidad ni la época, así como tampoco la complejidad del funcionamiento psíquico en la infancia y en la adolescencia.

Al objetivar así el padecer se termina por considerar el comportamiento como algo estático: un trastorno endógeno y atemporal. Si en cambio consideramos que todo niño es un sujeto en devenir, si niños y adolescentes están transitando momentos de la vida que se definen por la transformación, entonces nuestras prácticas deberán tomar nota de esto a la hora de intervenir para paliar su sufrimiento y la diversidad de modos de transitar la cotidianeidad.

De modo que profundizaremos en recursos y estrategias a implementar en las aulas y en la clínica: las intervenciones posibles con niños, niñas y adolescentes y con sus familias por parte de los profesionales de la salud y la educación serán objeto de exposición e intercambio.

En este sentido, creemos que no sólo se trata de considerar las acciones individuales sino que también es necesario tener en cuenta el nivel de las políticas públicas porque ellas pueden generar una mayor inclusión social, a la vez que propiciar diferentes impactos en la salud física y mental, que requieren ser abordados en su complejidad.

Consideraremos entonces los derechos universales de niños, niñas y adolescentes, con particular atención en aquellos que atraviesan situaciones de mayor vulnerabilidad social y exclusión cuyas manifestaciones se confunden frecuentemente con patología psíquica, a la que se le suele atribuir, además, una causalidad excluyentemente orgánica.

Un eje central atravesará nuestro próximo encuentro: la contradicción insalvable entre intervenciones que objetivan, clasifican y patologizan llevando aguas al molino de la creciente medicalización, frente a otras que rescatan posibilidades subjetivas al abrir a una escucha comprehensiva de las múltiples dimensiones en juego de los síntomas y trastornos.

No es lo mismo clasificar que diagnosticar, reconocer sufrimiento que patologizar, prescribir medicamentos con criterio científico y pertinente, que medicalizar la vida.

Tomaremos en consideración la presencia crecientemente naturalizada de los psicofármacos en la vida diaria y el avance de una mercantilización que cada vez más tiende a subordinar las subjetividades a la necesidad de ampliar un mercado de medicamentos en permanente expansión, a la vez que reduce la infinita riqueza de las relaciones sociales, a relaciones mercado - consumidor/cliente.

Nuestra intención es ir tejiendo una red interdisciplinaria e intersectorial cada vez más amplia y, a la vez, geográficamente más abarcativa, conformando y articulando con grupos de trabajo locales y/o regionales de Argentina y también vinculándonos con las organizaciones afines de otros países como un modo de ampliar las posibilidades de intervención en pos de un desarrollo creativo de los niños y adolescentes de hoy.

Para esto invitamos a profesionales nacionales y extranjeros, a equipos de hospitales y otros centros de salud públicos, a instituciones educativas y referentes e investigadores de políticas públicas para debatir, para repensar y construir estrategias posibles que neutralicen el avance de estas modalidades clasificatorias, atemporales y objetivantes .

Nos convoca ir generando alternativas para conjurar las acechanzas del pasado y del presente conjugando un futuro que ofrezca al niño no sólo la posibilidad de reproducir o imitar lo estipulado… sino un porvenir que permita al niño inventar al hombre.

No hay comentarios: