domingo, marzo 10, 2013

'Nunca jamás: Historias de niños para adultos. Exposición




El arte y la infancia, patria común

Fundación Valentín de Madariaga, Sevilla

"Los niños frecuentemente plantean cuestiones muy profundas 
con una simplicidad que a los adultos nos desarma"



  • 'Nunca jamás' estrena en Andalucía el primer cortometraje de Tim Burton
  • La muestra reflexiona sobre los nexos comunes entre los niños y los artistas
  • Ambos colectivos comparten medios para analizar y explicar la realidad
Como un grito de reivindicación del conocimiento a través de la imaginación -aquella bandera naif de "la imaginación al poder" que enarboló el mayo francés-, la exposición 'Nunca jamás: Historias de niños para adultos' concebida para la Fundación Valentín de Madariaga de Sevilla y visitable en su sede hasta el próximo 17 de marzo, propone la búsqueda de esa patria que los niños y los artistas comparten: ambos colectivos se les consiente casi todo.

Fotograma de 'Vincent', de Tim Burton.
Fotograma de 'Vincent', de Tim Burton.
La muestra, que reflexiona sobre esas licencias de candorosa apariencia que, en muchas ocasiones, el arte contemporáneo se concede para abordar terrenos muchos más oscuros o complejos, abarca un ambicioso catálogo internacional que incluye nombres como el cineasta Tim Burton, de quien se exhibe 'Vincent' -su primer cortometraje, que realizó cuando tenía 24 años-, Kara Walker, Marcel Dzama, o Liliana Porter. Y la complementan consagrados artistas nacionales como Antonio Ballester, Paloma Muñoz o Chema Lumbreras, junto a talentos jóvenes como Julio Falagán o Jorge Perianes.
"Los niños frecuentemente plantean cuestiones muy profundas con una simplicidad que a los adultos nos desarma", reflexiona Sema D'acosta, comisario de este particular país de nunca jamás. "Y el arte contemporáneo comparte ese planteamiento con la infancia, huyendo del razonamiento para reivindicar esa parte creativa del cerebro que por muchos motivos tenemos oculta, inactiva". O como lo explicó Nietzche según cita el catálogo de la muestra: "La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño".

De la inocencia al despertar sexual

La exposición está dividida en siete capítulos asociados a otras tantas etapas o episodios de la creatividad infantil, desde los micromundos encerrados en bolas de cristal aportadas por Walter Martin y Paloma Muñoz al abismo de la pre-adolescencia y los miedos propios del despertar sexual que inspiran los dibujos de Yoshimoto Nara o Guillermo Martín Bermejo.

"La sala que agrupa los episodios 'Juegos y juguetes' y 'Travesuras en el salón' explicitan aún más si cabe esa intensa conexión entre el imaginario infantil y los procesos creativos", explica el comisario de la muestra. "La instalación de Julio Falagán 'Un juego muy serio' tiene una gran variedad de mensajes lanzados a través de elementos directamente sacados del mundo infantil, de los juegos que los niños son capaces de inventar con cualquier elemento".
La comunión entre ambos universos creativos alcanza en la muestra el punto más explícito en la obra aportada por Antonio Ballester para el capítulo titulado 'Garabatos'. En él se exhibe su serie 'No future', formada por dibujos infantiles realizados por el propio artista a la edad de entre cinco y diez años y cuyo título hace alusión a la ausencia de preocupación por el futuro que espera a la propia obra en el momento de su creación. "Es el paradigma de unión del niño con el artista", asegura Sema D'acosta.
Tim Burton, estrella de la exposición con un cortometraje que se exhibe por primera vez en Andalucía, cierra la muestra con su particular reivindicación del lado oscuro de la infancia. En la versión original en inglés, el texto de la cinta corresponde al poema 'El Cuervo', de Edgar Allan Poe, y la cinta ya deja entrever en sus seis minutos de duración todo el universo creativo que el cineasta californiano desarrollaría a lo largo de su carrera.

No hay comentarios: