lunes, enero 04, 2021

La Asociación GSIA exige públicamente una solución urgente a la situación de la Cañada Real.

 
URGENTE: EL APAGÓN DE LA CAÑADA REAL DE MADRID DEBE TERMINAR YA

Desde hace ya tres meses estamos asistiendo con incredulidad al goteo de noticias que nos informan de las deplorables condiciones de vida impuestas a las niñas y niños de la Cañada Real Galiana de Madrid, motivadas por el corte radical de energía eléctrica en este marginado poblado madrileño.

Aunque hemos estado atentos, desde GSIA, a saber de cualquier respuesta de las administraciones públicas ante esta gravísima situación, no hemos encontrado ninguna clase de explicación convincente, ni hemos percibido ningún movimiento de esas administraciones para poner fin, siquiera de forma provisional y urgente, a dicha situación.

La violación de los derechos humanos fundamentales que se está perpetrando diaria e ininterrumpidamente con las personas que viven en ese poblado, tiene una repercusión particular en los 1.800 niños y niñas que viven en él. Como han recogido en su informe[1] de 22 de diciembre los Relatores Especiales del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas: La falta de electricidad no sólo viola el derecho de la infancia a una vivienda adecuada, sino que tiene un efecto muy grave en sus derechos a la salud, a la alimentación, al agua, al saneamiento y a la educación".

Los propios niños y niñas que tienen su humildísimo hogar en este asentamiento han elevado su voz frente a esta injusticia, dirigiéndose por escrito tanto al Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, como a las autoridades locales y regionales de Madrid[2], manifestándose con sus carteles, hechos a mano, frente a las sedes de las autoridades responsables en la superlativamente iluminada capital del país.

Nuestra Asociación GSIA, desde su compromiso en la defensa de los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes, se suma a las observaciones y recomendaciones de los expertos de la ONU y así mismo apoya las reclamaciones de los niños, EXIGIENDO públicamente una solución urgente a una situación que nos avergüenza que estén sufriendo nuestros convecinos de la Cañada Real. Ninguna falsa disculpa o disputa de competencias cabe por encima del cumplimiento de sus obligaciones por parte de las autoridades públicas cuando se trata de los Derechos Humanos.

Madrid, 4 de enero de 2021