miércoles, julio 27, 2016

La familia, el grupo de pares y el comportamiento antisocial.




El comportamiento antisocial es un fenómeno complejo que incluye diversos tipos de conductas que, a nivel social y comunitario, no suelen ser bien aceptadas. 
Si bien la variabilidad de estas conductas es admitida por la mayoría de la comunidad académica , las perspectivas analíticas suelen ser objeto de discusión en este campo de investigación. 
En este sentido, la Universidad de Santiago de Compostela realizó el estudio “Mediación del grupo de amigos en la relación entre familia y comportamiento antisocial juvenil”, que ha tenido por objetivo desentrañar algunas de los interrogantes que giran en torno a estas cuestiones. 

El objetivo principal de este estudio, fue medir los efectos de las variables relativas al funcionamiento familiar (supervisión, apoyo y conflicto familiares) en el comportamiento antisocial juvenil, ya sea directamente o indirectamente a través de la elección del grupo de pares “conflictivo”, tal y como se reseña en el blog adolescenciaantisocial.blogspot.com 

La muestra total, que constaba de 764 adolescentes de la Comunidad Autónoma de Galicia, se dividió en dos submuestras. La primera incluía a 182 adolescentes y jóvenes comprendidos/as entre los 14 y los 21 años de edad, internados/as en centros de reforma, de los y las cuales el 84,4% eran chicos. La segunda submuestra, comprendía a 582 jóvenes (45,5% chicos) estudiantes de E.S.O, Bachillerato o Formación Profesional procedentes de seis centros escolares de Galicia. El rango de edad de esta segunda submuestra era de 14 a 20 años. 

Las principales variables analíticas de esta investigación fueron: la conducta antisocial, la delincuencia en el grupo de pares, la vigilancia de los padres, el apoyo familiar y los conflictos familiares. Éstas fueron evaluadas mediante las escalas integradas de la valoración del Riesgo en Adolescentes Infractores, que habían sido validadas previamente. Así, los principales resultados que han emanado del estudio son los siguientes

-En primer lugar, a través del análisis de correlación, se encontró que la presencia de conflictos familiares, la falta de apoyo familiar y la vigilancia de los padres fueron factores de riesgo significativos en la expresión de la conducta antisocial juvenil.

-Los vínculos establecidos con amigos/as con problemáticas sociales se relacionaron significativamente con la conducta antisocial, tanto a nivel bivariado y multivariado: cuanto más “problemático” sea el grupo de pares, mayor será la probabilidad de haya una conducta antisocial juvenil. 

-El nivel de vigilancia de los padres, también incide de manera significativa en el desarrollo de una conducta antisocial. 

Estos resultados resaltan la importancia de tener en cuenta estas correlaciones en el análisis de las relaciones entre las variables que intervienen en el desarrollo de los problemas de comportamiento de los y las jóvenes. Así, las implicaciones prácticas de estos resultados son de especial importancia para la intervención socio-educativa con jóvenes en riesgo de exclusión social.  

Por consiguiente, parece necesario intervenir tempranamente en los contextos de socialización primaria, ofreciendo a los padres métodos de crianza efectivos que puedan ser ejercidos desde la más temprana edad, y que fomenten la prevención de aquellos problemas de comportamiento que puedan derivar en conductas delictivas. Al mismo tiempo, y a través de la intervención temprana en el contexto familiar, parece necesario empoderar a los y las jóvenes ante contextos de vulnerabilidad social, para prevenir el desarrollo de conductas antisociales.

1 comentario:

Anderson Alves Ribeiro dijo...

Muy positiva vuestra aportación en lo que se refiere al menor y su grupo de iguales, com bien comenta Hirsch y Sunderland, en teoria todo se va, pero en la realidad los grupos de iguales no son tan decisivos en la infracción penal juvenil, política, social, familia...creo que son mas importantes, como sigo los autores claro esta, pero que lo referido al grupo d iguales me aprece un camino a desvelar, claro sin el atributo psicológico del tema, mas social digamos, gracias.