miércoles, abril 02, 2014

Sólo es el principio. Película documental

Sólo es el principio
Ce nest quun début

Película Documental (*)
Fuente, 20 Minutos

Sinopsis Azouaou, Abderhamène, Louise, Shana, Kyria o Yanis son niños entre los tres y cuatro años de edad. Todos juntos se manifiestan libremente, expresan sus emociones y contradicciones, sus ideas sobre el amor, la libertad, el liderazgo, la inteligencia, la muerte. A lo largo de un curso, sentados en un círculo alrededor de una vela encendida y con la ayuda de su maestra Pascaline, aprenden a expresarse, a escucharse mutuamente y a conocerse mejor. 
"Sólo es el principio" es una película documental sobre clases de Filosofía para Niños, captada con calidez y sensibilidad, en la senda de "Ser y tener" de Nicolas Philibert, que promueve a la reflexión sobre nuestra capacidad ética, social y humana, y sobre la importancia de una buena educación desde la infancia. Entre todos hacen filosofía, reflexionan sobre temas importantes, a menudo olvidados en nuestra sociedad. No hay estudiantes buenos ni malos: lo fundamental es pensar por sí mismos. Los niños hablan con sus propias palabras, llenas de espontaneidad, humor, lógica y poesía;cargadas en muchas ocasiones de un increíble y envidiable sentido tolerante y cívico. Ellos son nuestro futuro. Este interesante documental, "Sólo es el principio", está dirigida por el dúo de realizadores franceses Pierre Barougier y Jean-Pierre Pozzi, artesanos audiovisuales procedentes del mundo del documental.

Crítica De un tiempo a esta parte el cine francés viene cuestionando la vigencia del sistema educativo con una claridad de ideas que ya quisiéramos aquí. Cintas como La Clase o Profesor Lazharponen sobre la mesa una enmienda directa a la totalidad del sistema, y es que, al fin y al cabo, cuestionar el modelo educativo es cuestionar el modelo social.
Jean-Pierre PozziyPierre Barougierse suman ahora al debate, y a dicotomía enseñanza-educación, que revela una tensión, cada día más acentuada, entre trabajar en la formación de súbditos, conforme al sistema imperante en la práctica totalidad de los países occidentales, o hacerlo en la de ciudadanos y personas. Es un debate crucial para el futuro de la decadente Europa, en un momento de agudo declive, no solo económico, que exige, y lo exige ya, una revisión radical de los fundamentos de sistema, es decir, una nueva estrategia de educación, de siembra de brotes verdes sobre los cuales Francia y Europa puedan implementar, fundamentalmente porque no hay alternativa, un modelo de desarrollo y crecimiento más sostenible. No hay sostenibilidad en una sociedad en la que no hay ciudadanos libres. Y es precisamente ese el espejo en el que se miran Pozzi y Barougier divulgando esta apasionante y entusiasta experiencia piloto, revolucionaria y providencial en los tiempos que corren, que consiste en educar a los críos en el desarrollo de una conciencia crítica, de una capacidad reflexiva, de una habilidad para el diálogo y de una destreza para responder por sí mismos a preguntas a las que tendemos a responder de manera alarmantemente uniforme. Este impagable documental promociona un insólito taller de filosofía para niños de 3 y 4 años, absolutos protagonistas con sus lúcidas reflexiones, conejillos de indias de un nuevo horizonte educativo que, con la dimensión adecuada, podría cambiar radicalmente la función social del colegio en la formación de los futuros adultos. Son los críos, decíamos, quienes tienen la palabra frente a la cámara invisible de Pozzi y Barougier, que optan por la estrategia más sabia para reivindicar el novedoso modelo, estudiando los resultados sobre el terreno, en un microcosmos escolar, multiétnico para más señas, en el que se diserta sobre la vida y la muerte, la amistad y el amor con píldoras de ingenio absolutamente asombrosas. Cine modesto, pero de enorme calado y visión obligada, que defiende pues con entusiasmo que, y quien diga lo contrario miente, otro mundo es posible.

(*)
Ce nest quun début 
Año de producción: 2010 
Distribuidora: Good Films 
Género: Documental 
Clasificación: Todos los públicos y Especialmente recomendada
Estreno: 7 de septiembre de 2012 
Director: Jean-Pierre Pozzi, Pierre Barougier 
Guión: Jean-Pierre Pozzi, Pierre Barougier 
     Videojuegos Moda y belleza Motor Viajes Vivienda Medio ambiente Salud Empleo Juegos online Gráficos Edición impresa Servicios Sólo es el principio Sólo es el principio - Cartel Título V.O.: Ce nest quun début Año de producción: 2010 Distribuidora: Good Films Género: Documental Clasificación: Todos los públicos y Especialmente recomendada p Estreno: 7 de septiembre de 2012 Director: Jean-Pierre Pozzi, Pierre Barougier Guión: Jean-Pierre Pozzi, Pierre Barougier Fotogramas de la película Sinopsis Azouaou, Abderhamène, Louise, Shana, Kyria o Yanis son niños entre los tres y cuatro años de edad. Todos juntos se manifiestan libremente, expresan sus emociones y contradicciones, sus ideas sobre el amor, la libertad, el liderazgo, la inteligencia, la muerte. A lo largo de un curso, sentados en un círculo alrededor de una vela encendida y con la ayuda de su maestra Pascaline, aprenden a expresarse, a escucharse mutuamente y a conocerse mejor. "Sólo es el principio" es una película documental sobre clases de Filosofía para Niños, captada con calidez y sensibilidad, en la senda de "Ser y tener" de Nicolas Philibert, que promueve a la reflexión sobre nuestra capacidad ética, social y humana, y sobre la importancia de una buena educación desde la infancia. Entre todos hacen filosofía, reflexionan sobre temas importantes, a menudo olvidados en nuestra sociedad. No hay estudiantes buenos ni malos: lo fundamental es pensar por sí mismos. Los niños hablan con sus propias palabras, llenas de espontaneidad, humor, lógica y poesía;cargadas en muchas ocasiones de un increíble y envidiable sentido tolerante y cívico. Ellos son nuestro futuro. Este interesante documental, "Sólo es el principio", está dirigida por el dúo de realizadores franceses Pierre Barougier y Jean-Pierre Pozzi, artesanos audiovisuales procedentes del mundo del documental. Crítica De un tiempo a esta parte el cine francés viene cuestionando la vigencia del sistema educativo con una claridad de ideas que ya quisiéramos aquí. Cintas comoLa ClaseoProfesor Lazharponen sobre la mesa una enmienda directa a la totalidad del sistema, y es que, al fin y al cabo, cuestionar el modelo educativo es cuestionar el modelo social.Jean-Pierre PozziyPierre Barougierse suman ahora al debate, y a dicotomía enseñanza-educación, que revela una tensión, cada día más acentuada, entre trabajar en la formación de súbditos, conforme al sistema imperante en la práctica totalidad de los países occidentales, o hacerlo en la de ciudadanos y personas. Es un debate crucial para el futuro de la decadente Europa, en un momento de agudo declive, no solo económico, que exige, y lo exige ya, una revisión radical de los fundamentos de sistema, es decir, una nueva estrategia de educación, de siembra de brotes verdes sobre los cuales Francia y Europa puedan implementar, fundamentalmente porque no hay alternativa, un modelo de desarrollo y crecimiento más sostenible. No hay sostenibilidad en una sociedad en la que no hay ciudadanos libres. Y es precisamente ese el espejo en el que se miran Pozzi y Barougier divulgando esta apasionante y entusiasta experiencia piloto, revolucionaria y providencial en los tiempos que corren, que consiste en educar a los críos en el desarrollo de una conciencia crítica, de una capacidad reflexiva, de una habilidad para el diálogo y de una destreza para responder por sí mismos a preguntas a las que tendemos a responder de manera alarmantemente uniforme. Este impagable documental promociona un insólito taller de filosofía para niños de 3 y 4 años, absolutos protagonistas con sus lúcidas reflexiones, conejillos de indias de un nuevo horizonte educativo que, con la dimensión adecuada, podría cambiar radicalmente la función social del colegio en la formación de los futuros adultos. Son los críos, decíamos, quienes tienen la palabra frente a la cámara invisible de Pozzi y Barougier, que optan por la estrategia más sabia para reivindicar el novedoso modelo, estudiando los resultados sobre el terreno, en un microcosmos escolar, multiétnico para más señas, en el que se diserta sobrela vida y la muerte, la amistad y el amor con píldoras de ingenio absolutamente asombrosas. Cine modesto, pero de enorme calado y visión obligada, que defiende pues con entusiasmo que, y quien diga lo contrario miente, otro mundo es posible.

Ver más en: http://www.20minutos.es/cine/cartelera/pelicula/32283/solo-es-el-principio/#xtor=AD-15&xts=467263

No hay comentarios: