viernes, mayo 25, 2012

¡Sobredosis de pantallas!

¡Sobredosis de pantallas!

Dos niños atentos a las noticias de la televisión. | E. Lobato
Dos niños atentos a las noticias de la televisión. | E. Lobato
  • El psicólogo Alic Sigman lanza la voz de la alarma por la adicción tecnológica
  • Los niños británicos pasan una media de seis horas al día ante una pantalla
  • Arremete contra la "paternidad pasiva" ante la intrusión mediática en las casas
.- Sacar la televisión y las videoconsolas fuera de los dormitorios. 
.- No exponer a un niño a una pantalla hasta los tres años. 
.- Fijar un tiempo máximo de una hora y media al día. 
.- No usar el iPad o el Blackberry delante de los niños... 
...son algunas de las recomendaciones drásticas del psicólogo Alic Sigman, que ha aprovechado su paso por la Conferencia de Pediatría y Salud Infantil en Glasgow para lanzar una campaña contra la "paternidad pasiva", ante la intrusión mediática que ha convertido los hogares en una sucesión interrumpida de pantallas.
"La tecnología debe ser una herramienta, no un peso para las familias ni un riesgo para la salud", ha advertido Sigman, que asegura que existe un vínculo muy directo entre el sedentarismo tecnológico y el aumento de obesidad infantil, la diabetes, el deficit de atención, los problemas cognitivos y la alteración del sueño de los niños.
Según el estudio presentado en Glasgow, los niños británicos de 12 a 15 años pasan una media de seis horas al día ante una pantalla en sus casas (sin tener en cuenta la exposición a ordenadores en el colegio o el uso de teléfonos inteligentes durante la jornada escolar).
En los hogares con más recursos, los niños tienen acceso directo –y muchas veces incontrolado- a un total de cinco pantallas. Sigman carga las tintas, no tanto sobre los niños como sobre los padres, entre quienes se ha impuesto "la peligrosa tendencia de usar la tecnología como niñera desde edades muy tempranas".
El psicólogo británico recomienda evitar a toda costa el uso de pantallas en la fase crítica de desarrollo del cerebro y, en especial, en los niños menores de tres años. Sigman apunta a los estudios que demuestran cómo el uso abusivo de la tecnología genera una conducta compulsiva en los niños.
"Lo de menos es si los niños o los adultos se pueden considerar como realmente 'adictos' a la tecnología", asegura Sigman. "Lo importante es que hemos constatado que el abuso de la tecnología conduce a una dependencia que no es saludable".
Tras la 'abstinencia' hasta los tres años, Sigman recomienda que se limiten los videojuegos y la televisión a un máximo de hora y media diaria hasta los siete años, con la posibilidad de aumentar la 'dosis' hasta dos horas como mucho a partir de los siete.

2 comentarios:

lourdes dijo...

Este tipo de "estudios" y su reproducción en los medios no tienen otra finalidad ni otro efecto que los de aumentar el "extrañamiento" y la segregación de los niños, a la vez que la restricción de su autonomía. Las "pantallas" (sobre todo las nuevas, relacionadas con las TICs) son para los niños lo suyo, lo de ahora. Los adultos (como estos) a través de sus mensajes tremendistas, intentan recuperar poder aumentando el miedo y la sensación de riesgo. Mejor sería aumentar la fortaleza de niños y padres (por medio de la formación, la información, la educación, la cultura, el respeto, la autonomía) que su debilidad (haciéndoles subordinados y dependientes de estos pretendidos "expertos")

Gsia, Infancia y Adolescencia dijo...

UN artículo interesante, aunque suelo huir un poco del tremendismo
tecnológico. En mi opinión no existe el sedentarismo "tecnológico" sino el
sedentarismo, que luego se llena con tecnología.
Iván Rodríguez


Desde mi punto de vista, en el caso de los niños, la tecnología consigue algo de otra forma casi imposible: que se estén quietos.
Me alegro que te interese
Un abrazo
Heike


Claro, pero eso es lo que me intriga a mi: por qué necesitamos tan vivamente que se estén quietos. Eso es muy difícil para un niño. Tendremos que interrogarnos...
Iván


Yo soy madre de dos niños varones y entre mi grupo de amistades soy identificada como la madre que "aguanta" o "comprende" mejor el jaleo y la actividad que despliegan los niños. Ellas no saben que mi pasado es el de ser la quinta de siete hijos que creció en un contexto rural en el que se daban dos elementos fundamentales:
a- La creencia popular de que los niños eramos movidos y si no "malo" (era signo de que algo no andaba bien)
b- El espacio físico para moverte sin supervisión adulta directa (indirectamente toda la comunida se ocupaba de la vigilancia y cuidado de los niños) era tu casa y toda la calle y los alrrededores.
Son apuntes par ir pensando.
Justina