viernes, mayo 11, 2012

Convenio Internacional sobre Trabajo Doméstico, Uruguay


Convenio Internacional sobre Trabajo Doméstico

Uruguay ha sido el 1º país en firmarlo. 
Tras la firma por los demás paises, 
multitud de niñas, también niños, quedarán protegidos del trabajo doméstico

La decisión de Uruguay de ser el primer país en ratificar el Convenio Internacional sobre Trabajo Doméstico podría convertir en realidad las protecciones que desde hace mucho tiempo se niegan a numerosas mujeres y niñas en todo el mundo, Human Rights Watch señaló hoy. El tratado, que extiende derechos laborales fundamentales a una cantidad estimada de entre 50 y 100 millones de trabajadores del hogar, entrará en vigor una vez que sea ratificado por dos países.
Los gobiernos, sindicatos y organizaciones de empleadores que integran la Organización Internacional del Trabajo (OIT) votaron con una mayoría abrumadora por la adopción del Convenio Internacional sobre Trabajo Doméstico – Convenio 189 de la OIT sobre el trabajo decente para las trabajadoras y trabajadores domésticos – el 16 de junio de 2011. El Convenio exige a los gobiernos brindar a empleadas domésticas, niñeras y a quienes estén a cargo del cuidado de otras personas protecciones laborales equivalentes a las que reciben otros trabajadores, protegerlas de acoso y la violencia, y asegurar la aplicación y  supervisión efectivas de esta norma.
“Es sumamente meritorio que Uruguay haya sido el primer país en llevar a la realidad estos nuevos estándares para las mujeres y niñas”, afirmó Jo Becker, directora de defensa de los derechos del niño de Human Rights Watch. “Otros gobiernos también deberían ratificar e implementar el Convenio tan pronto como sea posible y demostrar así su compromiso con la dignidad y los derechos de los trabajadores del hogar”.
La Cámarade Senadores de Uruguay aprobó la ratificación del Convenio Internacional sobre Trabajo Doméstico el 25 de abril de 2012, tras su aprobación en la Cámara de Representantes el 11 de abril. El Presidente promulgó el decreto que ratifica el Convenio el 30 de abril. El proceso de ratificación de Uruguay se completará cuando el gobierno deposite el correspondiente instrumento de ratificación en la OIT.
Existen en Uruguay 120,000 trabajadores del hogar. En 2006, el gobierno adoptó una sólida ley nacional destinada a proteger los derechos de los trabajadores del hogar, que contempla la regulación de una jornada laboral de 8 horas, condiciones adecuadas de vivienda y alimentos para aquellas personas alojadas en los hogares donde trabajan y protecciones para las trabajadoras del hogar que sean despedidas por embarazo.
“Uruguay ha demostrado ser un país pionero en la adopción de estándares sobre derechos de trabajadores del hogar”, aseveró Becker. “Dado que constituye un ejemplo para otros países, debería además asegurarse que se cumplan sus leyes y llevar a cabo mejoras concretas en las condiciones laborales de los trabajadores del hogar uruguayos”.
En numerosas regiones del mundo, son pocos los casos en que se reconocen los derechos de los trabajadores del hogar. Muchos trabajan durante extensas jornadas con pocas horas de descanso, los siete días de la semana, incluso durante meses ininterrumpidos. Es común que los trabajadores del hogar no reciban una remuneración adecuada, la cual es con frecuencia muy por debajo del salario mínimo. Algunos no reciben remuneración alguna. Al trabajar en casas particulares, a menudo los trabajadores del hogar están expuestos a un mayor riesgo de abuso físico y sexual. Los niños, que representan cerca del 30 por ciento de los trabajadores del hogar, y los trabajadores migrantes son los sectores más vulnerables a abusos y explotación.
El Convenio exige que los países adopten medidas a fin de asegurar a los trabajadores del hogar las mismas protecciones laborales que a los demás trabajadores sobre horas de trabajo, salario mínimo, compensación de horas extraordinarias, períodos de descanso diarios y semanales, seguridad social y licencia de maternidad. También contempla garantías especiales para los niños, y exige a los gobiernos fijar una edad mínima para los trabajadores del hogar y asegurar que los niños que alcancen esa edad no se vean privados de la escolaridad a causa del empleo.
“Ahora que Uruguay se ha convertido en el primer país en ratificar el Convenio, ansiamos saber cuál será el siguiente país en emular esta loable decisión y, de este modo, permitir que el tratado entre en vigor”, afirmó Becker.

Información adicional: 

Previous News release items

No hay comentarios: