jueves, noviembre 17, 2016

Hablando sobre la muerte y el duelo con niños

Elizabeth García.
 








¿Qué significa morir? ¿qué creencias religiosas, espirituales o filosóficas tenemos los adultos sobre el final de la vida? ¿qué preguntas se hacen los niños? ¿por qué hablar con ellos de este tema? ¿cómo lo hacemos si a nosotros como adultos no cuesta y nos angustia asumir este hecho vital? 
Los niños y niñas se hacen infinidad de preguntas sobre la muerte sin necesidad de haber vivido un duelo o haber sentido el dolor de perder a un ser querido. Intuyen, observan y se dan cuenta perfectamente de los cambios que experimentan las plantas, los animales y las personas. Preguntarse el porqué de estos cambios no responde más que a su deseo de aclarar y confirmar lo que ya desde muy pequeños intuyen y quieren saber, porque lo que realmente vive un niño con mayor angustia es que sus cuestiones queden sin explicación.
Comprender este concepto no es sólo un cuestión racional sino que la emoción tiene un papel fundamental. Nosotros podemos explicar a los niños lo que la muerte significa pero su asimilación dependerá de su edad, su momento evolutivo y grado de madurez, sus experiencias vitales, su desarrollo cognitivo así como el estilo de comunicación que utilicemos y la actitud que tengamos ante este tema. Y es que saber no es lo mismo que asimilar lo que se sabe.
No importa si tenemos dudas o no tenemos respuestas para todo. De lo que se trata es de saber reconocer nuestras propias limitaciones, de acercarnos al niño no como “sabedores” de todo, sino como personas también limitadas con dudas y con preguntas sin resolver.
Para ayudarnos a dar respuesta a algunas de nuestras inquietudes como educadores, ya sea en el ámbito familiar o escolar, hay publicada bibliografía muy interesante (en español y en inglés) que nos invita a reflexionar y nos acerca pautas básicas a tener en cuenta a la hora de abordar este tema con nuestros hijos o nuestros alumnos:
Hablemos de Duelo: Manual Práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes.
  • Publicado por la Fundación Mario Losantos del Campo.
  • Un manual práctico que podéis descargar de forma gratuíta y que ayuda a los padres, profesores y adultos en general a solucionar sus dudas sobre el duelo infantil y a encontrar la mejor forma de explicar a los niños qué es la muerte en las diferentes etapas del desarrollo. Señala aquellas emociones y cuestiones que son más habituales y nos ayuda a identificar los signos de alarma que debemos tener en cuenta en caso de que el niño necesite ayuda profesional.
  • Incluye un apartado para abordar este tema con personas con discapacidad intelectual.
  • Recoge bibliografía recomendada para educadores, cuentos para leer con los niños así como películas y otros recursos didácticos que nos pueden ayudar a abordar este tema.
 Después de todo la muerte es sólo un síntoma de que hubo VIDA
Mario Benedetti
Otros recursos recomendados:

Después de todo la muerte es sólo un síntoma de que hubo VIDA. Mario Benedetti

4 comentarios:

Lourdes dijo...

Gracias Elisabeth por el comentario y la orientación. Los recursos clásicos para explicar la muerte muchas veces dejan a las niñas y niños con más preguntas que respuestas, es bueno contar con argumentos para abordar el tema con honestidad y franqueza hacia ellos cuando sea necesario

Lourdes dijo...

A cuenta de esto, también quería añadir una pequeña nota al estupendo comentario que aparece en la última revista de prensa HDIA a propósito de la película YO, DANIEL BLAKE. Es hacia el final, cuando Daniel se encuentra recluido en su casa, deprimido, sin salir, aparentemente abandonado a su suerte. Entonces la niña va a buscarle, llama insistentemente, consigue que la escuche a través de la mirilla y se produce entre los dos este diálogo:
NIÑA: Daniel, tu nos has ayudado ¿verdad?
DANIEL: Bueno... de alguna manera creo que sí.
NIÑA: Entonces ¿por qué no te puedo yo ayudar a ti ahora?
La mayoría de las veces, nuestra superioridad adultista nos impide ver a los niños como protectores, no solo receptores de protección.

Lourdes dijo...

Sigo, no les aceptamos como iguales en el juego de intercambios en el que consiste la solidaridad entre seres humanos

Elizabeth García Carro dijo...

Muchas gracias GSIA por compartir el post y coincido con tu punto de vista Lourdes. Un abrazo amigos