jueves, octubre 17, 2013

Dïa Mundial de la Alimentación

 
Isabel López de la Usada
Socia Asociación GSIA 



El pasado 16 de Octubre fue el Día Mundial de la Alimentación y este año viene marcado por el objetivo principal “Sistemas  alimentarios sostenibles para  la seguridad alimentaria y la nutrición”.

En relación a la infancia este Día se traduce en lo ya señalado por el Artículo 24 de la Convención de los Derechos del Niño que resalta la necesidad y obligación de los Estados miembros de “asegurar que todos los sectores de la sociedad, y en particular los padres y los niños, conozcan los principios básicos de la salud y la nutrición de los niños, las ventajas de la lactancia materna, la higiene y el saneamiento ambiental y las medidas de prevención de accidentes, tengan acceso a la educación pertinente y reciban apoyo en la aplicación de esos conocimientos

En primer lugar porque un sistema alimentario sostenible quiere decir, la construcción, o mejor dicho la recuperación de un modelo de desarrollo no agresivo con el medio ambiente, respetuoso con los ecosistemas y la biodiversidad necesaria para nuestro abastecimiento futuro de alimentos.

Desde el convencimiento más firme, pienso que es posible mantener un sistema alimentario que garantice los derechos de los agricultores y de los consumidores, sin necesidad de recurrir a prácticas abusivas de recursos como el agua, explotación infantil como mano de obra barata,  uso de pesticidas, fertilizantes y transgénicos en la agricultura y uso de edulcorantes, grasas saturadas y procesamiento de los alimentos en la agroindustria. Es necesaria la estimulación de formas alternativas de producción y consumo ya que el sistema actual que conocemos está agotando los recursos de los que disponemos, hecho incompatible con la posibilidad de garantizar un sistema alimentario saludable para la infancia de hoy y del futuro. Porque la palabra consumidores define a toda persona o colectivo  que demanda bienes  o servicios proporcionados por el productor o el proveedor de bienes o servicios.

En segundo  lugar porque cuando un sistema alimentario es sostenible tiene la capacidad de asegurar la disponibilidad y accesibilidad final de alimentos variados y nutritivos y, por lo tanto, la capacidad de los consumidores de elegir dietas saludables sin perjudicar la economía del agricultor y producción.

Por último, porque la desnutrición y malnutrición infantil son un hechos que hay que erradicar tanto  aquella que afecta a millones de niños que carecen de los alimentos básicos para su desarrollo y nutrición integral, y de la que son victimas los niños y niñas habitantes de los principales países suministradores de alimentos o recursos naturales del planeta, allí donde la riqueza y biodiversidad es enorme. Como aquella que afecta a millones de niños que carecen de alimentos saludables y que padecen obesidad, problemas nutricionales graves y alergias alimentarias, estos viven principalmente del lado de los países consumidores.

Es obligación de los gobiernos el regular, estimular y crear los caminos que conduzcan a un desarrollo sostenible de la producción de alimentos, de igual forma que es responsabilidad de los ciudadanos el reclamar que esto se cumpla y de los progenitores en particular garantizar que sus hijos vivan esta realidad y la perciban como parte de sus derechos. Tener conciencia de la importancia que tiene la alimentación sostenible a nivel global y particular ayuda a mejorar el conjunto.




No hay comentarios: