sábado, octubre 05, 2013

"Género e identidad sexual en niñas, niños y adolescentes”. La fiscalía investiga el trato dado en tres colegios a niños transexuales

La fiscalía investiga el trato dado en tres colegios a niños transexuales
"Género e identidad sexual en niñas, niños y adolescentes”


Reyes Rincón
2/10/2013


Los centros malagueños les impidieron 

usar el nombre que pedían, 
cambiar de cuarto de baño y de uniforme. 
Dos de ellos ya han anunciado que rectifican

Una de las niñas espera a que se resuelva el problema
para volver al colegio. G
ARCÍA-SANTOS
La Fiscalía Superior de Andalucía ha abierto diligencias de investigación contra tres colegios de Málaga, dos concertados religiosos y uno público, que han mostrado reticencias a atender la solicitud de los padres para que respeten la identidad de género de sus hijos. Los progenitores piden que los niños, transexuales de seis, ocho y nueve años, sean llamados en clase con el nombre del género con el que se identifican, que puedan vestir ropas o uniforme masculino o femenino (según su identidad sexual) y elegir qué aseo utilizan.
El caso ha llegado a la fiscal andaluza de violencia contra la mujer y la discriminación sexual de género, Flor de Torres. La fiscal confía en que el asunto se resuelva sin que tenga que interponer una denuncia. “Si apreciamos que hay un delito de discriminación mi obligación es denunciar, pero antes intentamos mediar por si existe solo una falta de entendimiento”, señala Torres.
En efecto, dos de los tres centros en los que ha puesto el foco han comunicado a los padres en las últimas horas que aceptan el cambio de tratamiento para sus hijos. Aunque uno de ellos, un centro público en el que el niño de nueve años esperaba empezar una nueva etapa lejos de las burlas a las que fue sometido en su antiguo colegio, ha pedido a los padres que no lo lleven hasta el lunes. El tercer centro, un concertado de la Fundación Diocesana de Enseñanza Santa María de la Victoria de Málaga, dependiente del obispado, sigue sin aceptar que la niña de seis años aparezca en las listas escolares con nombre femenino, pueda llevar falda, usar los baños de chicas y sea tratada como una niña en todas las actividades del centro.


“Mi hija me pregunta todos los días: ‘Mamá, ¿está arreglado ya?”
La madre fue citada el martes en el colegio para reunirse con el orientador, al que la fundación diocesana ha pedido un informe. La niña ya cursó primero de Primaria el año pasado en este centro, en el que estudió su madre y al que también acuden sus dos hermanos. La pequeña quería que le llamaran con nombre femenino completo, pero se conformó con un diminutivo neutral. Peor llevaba que los profesores la consideraran un niño y no le permitieran vestir el uniforme femenino. A final de curso, la madre habló con la dirección y le dieron el visto bueno a que, a la vuelta del verano, la pequeña fuera una niña más en su clase. Pero a principios de septiembre, cuenta la mujer, le comunicaron que la fundación exigía una orden judicial para aceptar este cambio y garantizar la protección del menor.
“¿Por qué mi hija necesita una orden judicial y los demás no?”, se queja la madre, que lamenta la “falta de visibilidad” de los menores transexuales. “Mi hija me pregunta todos los días, “mamá, ¿está arreglado ya?”. Estaba ilusionada con poder por fin vestir falda, se ha comprado una diadema, una mochila rosa. Yo querría que fuera más discreta, pero es exacerbadamente femenina. Los psicólogos dicen que es una forma de reafirmar su identidad”, explica.
La Junta de Andalucía confía en que el conflicto se resuelva pronto. “Queremos formar parte de la solución del problema y contribuir a la defensa de los derechos y el bienestar de los niños y niñas en los centros”, señala un portavoz de la Consejería de Educación.
Normalmente, estos casos se resuelven con un acuerdo entre las familias y la dirección de los centros. Este año, 12 familias que buscaron la ayuda de la Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA) presentaron en sus colegios una petición amparada por esta asociación y firmada por los sindicatos CC OO, UGT, USTEA y la confederación andaluza de asociaciones de padres y madres de alumnos y alumnas.

Las peticiones se presentaron en centros públicos y concertados de Sevilla, Cádiz, Huelva, Córdoba, Almería y Málaga, pero solo los tres registrados en esta última provincia fueron rechazados. Los padres creen que las reticencias han venido por parte de la Inspección educativa de Málaga porque así se lo han comunicado las direcciones de algunos centros.
Los inspectores solo suelen actuar cuando no hay acuerdo entre los colegios y las familias. De lo contrario, asegura fuentes de la Junta, no intervienen. Tras la petición de información formulada por la fiscalía, la Inspección andaluza envió este miércoles un escrito en el que fija las pautas que los inspectores deben recomendar a los centros. La primera, adecuar la documentación interna del colegio (las listas de clase, el boletín de notas, el carné de estudiantes) considerando el género con el que se siente identificado el alumno. Además, sugiere que el profesorado se dirija a ellos con el nombre que acuerden las familias y los menores; que cuando se hagan actividades en grupo se tenga en consideración el género con el que el alumno se identifica; y que se reconozca o se acepte la posibilidad de vestir ropa o uniforme femenino o masculino, en función de la identidad sexual.

Estas directrices coinciden con la petición de las 12 familias que han llevado su solicitud a los centros. Reclamaban también que los menores pudieran usar los aseos de niños o niñas o que, si lo piden, se les permita acceder a “unas instalaciones adecuadas” para él o ella, un asunto que consideran “fundamental” y que en California acaba de ser regulado por ley.
Todo esto es lo que le han prometido a partir del lunes al niño de nueve años. Lleva sin ir a clase tres semanas. Empezó el curso feliz en su nuevo colegio, un centro público de Málaga. “En el otro cole estaba siempre solito, sentado en un escalón”, cuenta su madre. En el nuevo centro, en unas horas el menor ya tenía amigos y todos le llamaban por su nombre masculino. “Estaba contentísimo”, asegura la madre.
Pero cuatro días después de empezar las clases, la directora, que había dado el visto bueno a la petición de la familia antes de matricular al pequeño, le comunicó que el inspector había vetado que se le tratara como un niño y le obligaba a llamarle por el nombre con el que le registraron al nacer. La familia, asesorada por psicólogos, optó por no llevarle al colegio hasta que no hubiera una solución para evitar que se sintiera de nuevo rechazado. La directora llamó ayer a la madre para decirle que el lunes el menor podrá volver a clase con su nombre masculino. “Estoy deseando ir al colegio y mira que es raro que un niño diga eso”, dice el pequeño al otro lado del teléfono.

La Asociación de Transexuales de Andalucía ha amparado las peticiones de los padres y aboga por que los centros garanticen el libre desarrollo de la personalidad de los niños. De lo contrario, señala su presidenta, Mar Cambrollé, estarán “discriminándolos por su identidad de género y vulnerando sus derechos”. ATA ha enviado a la Junta una propuesta para consensuar el tratamiento que deben recibir en el colegio los niños transexuales.

Otros enlaces 
  • Los menores transexuales podrán elegir aseo en las escuelas de California
  • Una niña transexual de seis años gana una demanda civil en Colorado
  • Sin rastro de sus hijos en Lugo 

  • ---------------------------------------------------------------------------------
    Continuamos con la reseña de 
    nuestro Coloquio GSIA 
       
    4º Coloquio GSIA, 

    Mayo 2013

    "Género e identidad sexual en niñas, niños y 

    adolescentes”, 


    Reseña 

    4º Coloquio GSIA


    Justina de Pablo Arenales 
    28 mayo 2013

    Con la celebración de este cuarto coloquio, GSIA cierra el Programa Anual de los Coloquios del GSIA 2012/13. Queremos reiterar nuestro agradecimiento a Espacio Pozas por la cesión del espacio donde se han celebrado los cuatro coloquios y los recursos técnicos que han puesto a nuestra disposición; así como a todos los ponentes que han participado de forma altruista y voluntaria en los cuatro coloquios.

    Fueron ponentes

    Violeta Herrero:”La familia: primera etapa en la identidad sexual en la infancia y la adolescencia

    David Vivas: “El valor del relato en primera persona: Una biografía relatada

    Raquel Platero: “El proceso de identidad sexual en la infancia y la adolescencia: Contextos, dificultades y retos

    Moderó: Justina de Pablo A.


    Se inició el coloquio con un encuadre del tema por parte de la moderadora.

    Violeta Herrero
    Seguidamente Violeta Herrero (madre de una niña transexual, de ocho años) expuso su experiencia personal.
    Violeta verbaliza que su hija nació con cuerpo de varón y que a partir de los dos años de edad manifestaba que le gustaban “cosas y elementos relacionados con la identidad femenina”. Cuando a los tres años expresó que si “se cortaba el pene y los genitales” sería una niña, ella y su esposo decidieron buscar apoyo y ayuda profesional (asociaciones relacionadas con el tema y en La Unidad de Trastornos de género en el H.U Ramón y Cajal de Madrid). 
    A partir del proceso vivido desde ese momento señala:
    - Que en los “dispositivos administrativos” y los profesionales que les atienden no se contempla este tipo de situaciones en niños de 2 a 18 años  y que la preparación de los profesionales es “deficitaria” (una situación más de invisibilidad de los niños/as y adolescentes)
    - El contexto social (escuela, compañeros, etc.) está más preparada y abierta para asumir la transexualidad en niños/as y adolescentes, que las instituciones.
    - Que la aceptación, apoyo y acompañamiento que estos niños/as y adolescentes reciban de sus padres es fundamental para evitar sufrimiento y culminar el proceso de identidad de género
    Y demanda:
    .- El derecho de los niños/as y adolescentes a un proceso normalizado de transexualidad
    .- Formación para los profesionales en transexualidad de niños/as y adolescentes
    .- Más tratamientos y  la posibilidad de que se inicien antes de la pubertad, para evitar sufrimientos innecesarios.


    Dávid Vivas
    Dávid Vivas (un chico transexual de 19 años) segundo ponente, nos relata su experiencia personal. A la edad de seis años tuvo conciencia de que sus deseos, sensaciones y sentimientos se correspondían más a los de un chico que a los de una chica y del proceso que a partir de ese momento vivió:
    - La familia te educa con la “constante corrección” hacía pautas de género normalizadas socialmente.
    - La ocultación por el miedo al rechazo de los que te quieren (madre…, familia)
    - La comunicación por carta a mi madre y al resto de mi familia de mi transexualidad (rechazo al principio por parte de mi padre y confusión con el lesbianismo por parte de mi madre).
    - El inicio del tratamiento hormonal a partir de los 18 años porque no se puede iniciar sin la autorización de un juez.
    - La situación de “larga espera” para la reasignación sexual (quieres eliminar los elementos físicos de género con los que no te identificas)
    Ante esta experiencia David comparte una reflexión y una demanda tras su experiencia personal: Una ley integral de identidad de género, acompañada de la formación de los profesionales y un protocolo para la atención de la transexualidad de niños/as y adolescentes acorde con la CDN (Convención sobre Derechos del Niño)


    Raquel (Lucas) Platero
    Y para terminar Raquel (Lucas) Platero (Activista por los Derechos LGTBQ, licenciada en Psicología por la UCM , ha cursado el Programa de doctorado en Perspectiva de Género en las Ciencias Sociales) compartió con los asistentes algunos datos sobre una investigación en curso que está realizando sobre padres, madres y profesionales que trabajan con niños/as y adolescentes variantes de género y transexuales.
    - A pesar del creciente interés por la transexualidad en España, la legislación que regula el cambio de nombre y sexo, la atención-apoyo y asistencia a la infancia variante de  género y transexual son claramente insuficientes.
    - Los vínculos entre las respuestas de la familia y el cambio social es una cuestión infraestudiada
    - A lo largo de la investigación (las entrevistas con 12 padres y madres, con 7 profesionales de la educación, la salud y el trabajo social) nos da una mirada más cercana de esta infancia, de sus familias y de  las relaciones con el ámbito profesional que generan una interacción de relevantes influencias.
    Se parte de una negación e invisivilización de la variante de género y la transexualidad  en niños/as y adolescentes (se supone que es una confusión que pasará con la edad o una influencia de su contexto familiar)
    - Presupone unos derechos y un consentimiento sujeto a una determinada edad.
    - Existe una distribución heterogénea de derechos, protocolos y dispositivos según CC.AA
    - Se conoce relativamente qué está pasando en la sanidad pública; pero se desconoce totalmente cómo se abordan estas situaciones en la sanidad privada.
    - Hay elementos que nos hacen pensar que en la intervención profesional con los niños/as y adolescentes transexuales hay bastante mala praxis.
    - En los contextos familiares son las madres (como en otras situaciones de dificultad) las que apoyan y son más “sensibles” a este tipo de situaciones.
    - Los padres y las madres se sienten cuestionados en sus roles (ya que subyace una creencia social a que estas situaciones se generan por la influencia de  las preferencias de los padres por uno u otro sexo).
    - Los padres y madres ante estas situaciones se cuestionan su propia identidad de género.
    - Algunos profesionales reconocen su “incomodidad” ante estas situaciones y delegan en otros profesionales su abordaje.

    Algunas conclusiones “adelantadas” a la finalización de la investigación:
    .- La sexualidad y la ruptura con los patrones de género se considera una cuestión adulta e inexistente en el contexto de la infancia.
    .- Existe un gran déficit en investigación y formación de los profesional en torno a las variantes de género y la transexualidad.
    .- El giro neoliberal hacía la austeridad refleja una comprensión de la transexualidad como un problema y un trastorno.
    .- Son necesarios servicios y dispositivos de atención a las familias y a los niños/as y adolescentes
    .- Es necesario una formación específica en variantes de género y transexualidad a los profesionales de todas la áreas (salud, educación, SS.SS).
    .- Deben elaborarse protocolos comunes a diferentes disciplinas y coordinación entre servicios y profesionales para el abordaje de las variantes de género y la transexualidad en niños/as y adolescentes.

    Coloquio 4º, "Género e identidad sexual en niñas, niños y adolescentes"

    El próximo año, GSIA seguirá organizando coloquios y debates 
    sobre temas que le interesan a la infancia y a la adolescencia.

    Queremos dejar constancia de nuestra gratitud a Espacio Rojas de Cruz Roja, 
    en cuyas instalaciones hemos podido realizar estos Coloquios a plena satisfacción, Gracias!

    Hasta el próximo ciclo de Coloquios, se aceptan sugerencias!


    1 comentario:

    Ana Bárcenas Viñas dijo...

    Felicidades por el coloquio y la reseña.
    Gracias por participar
    Ana Bárcenas