domingo, septiembre 25, 2016

Primera cumbre sobre migrantes y refugiados: Declaración de Nueva York.


Fuente GEA Educadores
UNICEF/ONU
19 de septiembre, 2016


La Declaración de Nueva York (Acceso al texto de la Declaración) marca un compromiso político sin precedentes y llena una prolongada brecha en el sistema de protección internacional sobre la responsabilidad compartida en la cuestión de los refugiados y migrantes.


Así lo consideró hoy el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), al referirse al documento que fue adoptado durante la Cumbre sobre el tema convocada por Naciones Unidas.

Filippo Grandi sostuvo que esta Cumbre ofrece una gran oportunidad para cambiar el rumbo, teniendo en cuenta que existen más de 65 millones de personas desplazadas forzosamente en el mundo. 

En su discurso, destacó que el amplio marco sobre la respuesta a los refugiados, contenido en la Declaración, define, por primera vez, una hoja de ruta concreta en la materia.

“En situaciones de emergencia, en crisis prolongadas, en nuestra búsqueda de soluciones, ahora debemos desencadenar la participación de más sectores a través de acuerdos predecibles y cooperativos activados antes de que se desate la crisis”, dijo el jefe de ACNUR.

Grandi también señaló que el importante papel del sector privado, además del rápido involucramiento de los socios del desarrollo y las instituciones financieras internacionales en la respuesta a estas situaciones.


Además, animó a la colaboración de los Estados miembros, tanto política, como financiera y técnica, y en acciones concretas de apoyo a los países de acogida que son los que cargan con la mayor responsabilidad.




UNICEF valora positivamente la Declaración de Nueva York que salió de la primera cumbre sobre migrantes y refugiados celebrada esta semana en la Asamblea General de Naciones Unidas.

Es un primer paso, ya que la Declaración propone una respuesta más integral, previsible y sostenible al desplazamiento forzado, así como un sistema de gobernanza para la migración internacional.
Y en relación a la infancia, el énfasis que pone en que los Estados Miembros cumplan con sus obligaciones en relación a la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), resulta crucial para garantizar los derechos de los niños en tránsito. 
La Declaración manifiesta los graves riesgos a los que se enfrentan los niños migrantes y refugiados, especialmente quienes se desplazan solos, y la necesidad de darles una protección especializada. 
Esto incluye, entre otras medidas, el compromiso de garantizar que pueden volver al colegio cuando llegan a sus países de destino, y medidas para mantener a las familias unidas y combatir la xenofobia.
No obstante, aunque la Declaración establece que se trabaje para poner fin a la detención de los niñossobre la base de su situación en materia de migración, no ha condenado con la firmeza necesaria esta práctica.  
Durante los dos próximos años, en UNICEF trabajaremos con los Estados Miembros, aliados de Naciones Unidas, la sociedad civil y la infancia, para definir acciones concretas que protejan a todos los niños desarraigados de sus hogares.

AYUDA REFUGIADOS: NUESTRAS PROPUESTAS PARA PROTEGER A LOS NIÑOS

Mientras, insistimos en nuestro llamamiento a la comunidad internacional para que se centre en 6 medidas específicas que apoyen a los niños desplazados, refugiados y migrantes: 
  • Proteger a los niños refugiados y migrantes de la explotación y la violencia, especialmente a los niños no acompañados. 
  • Acabar con la detención de niños que buscan refugio o migran, introduciendo una serie de alternativas prácticas.
  • Mantener la unión familiar como la mejor manera de proteger a los niños y darles un estatus legal.
  • Mantener el acceso de los niños refugiados y migrantes a la educación y los servicios de salud.
  • Incidir sobre las causas subyacentes de los movimientos a gran escala de personas refugiadas y migrantes.
  • Promover medidas para combatir la xenofobia, la discriminación y la marginalización.