viernes, mayo 12, 2017

Violencia: '10 años más tarde - Progreso y demora mundial en acabar con la violencia contra los niños'







El Consejo Internacional de ONG sobre la Violencia contra las Niñas, Niños y Adolescentes fue formado en 2007 para apoyar un seguimiento fuerte y eficaz del Estudio de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra los Niños. 
Actualmente, mientras los Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptan un llamado para eliminar todas las formas de violencia contra las niñas, niños y adolescentes y la Alianza Mundial para Acabar con la Violencia contra los Niños desempeña la labor de alcanzar esta meta, el Consejo de ONG publica su cuarto y último informe: un recuento, con todo y sus defectos, del progreso logrado y el trabajo que nos espera para eliminar la violencia contra las niñas, niños y adolescentes.

Para acceder al informe completo (en inglés), haga click aquí

En los diez años desde que el Estudio fue publicado, hemos tomado grandes pasos para aprender sobre la violencia que afecta a las niñas, niños y jóvenes alrededor del mundo y hemos observado grandes avances en la lucha contra algunas de esas formas de violencia. Sin embargo, para muchas niñas, niños y adolescentes, la violencia es un hecho de la vida que se ha vuelto crónico. Aunque ha habido progreso, éste permanece obstaculizado por sus limitaciones: las tasas de niñas que son sometidas a la mutilación genital femenina están disminuyendo rápidamente, pero, sin embargo, debido a aumentos en la población, la cantidad de mujeres y niñas que han experimentado esta forma de violencia está aumentando. La cantidad de países que ha prohibido legalmente todas las formas de castigo corporal de niñas, niños y adolescentes se ha triplicado desde que el Estudio fue publicado, sin embargo, se calcula que mil millones de niñas, niños y adolescentes todavía experimentan violencia física en el hogar de manera regular. Las niñas, niños y adolescentes detenidos se encuentran entre los más vulnerables a la violencia, y aunque las tasas de detención en muchos de los sistemas judiciales juveniles del mundo han disminuido considerablemente en la última década, estamos observando un aumento en la detención de niñas, niños y adolescentes en los sistemas de inmigración y adoptando nuevas formas.

Lo que quizás es aún peor es que muchas de las formas de violencia más severas que experimentan las niñas, niños y adolescentes siguen siendo legales, ya sea en los 14 Estados que todavía permiten la pena de muerte para las niñas, niños y adolescentes, en los 22 países que todavía permiten alguna forma legal de la mutilación genital femenina, o los 93 que permiten que las niñas se casen antes de haber cumplido los 18 años de edad. El Estudio sobre la Violencia estableció el año 2009 como el límite para la prohibición por ley de todas estas prácticas, pero todavía estamos lejos de alcanzar esta meta.

La persistencia de la violencia contra las niñas, niños y adolescentes es un reto para todos y todas: ¿por qué no hemos logrado alcanzar un cambio rápidamente? Las contribuciones de las y los expertos globales claves sobre la violencia contra las niñas, niños y adolescentes señalan algunas verdades difíciles sobre nuestros fracasos, pero también apuntan hacia el camino a seguir. No hemos logrado desafiar con eficacia la aceptación social de tantas formas de violencia y ha resultado difícil conseguir la prohibición legal de todas las formas de violencia que es una base necesaria para eliminar estas prácticas. Si vamos a alcanzar la meta 16.2 de los ODS y eliminar todas las formas de violencia contra las niñas, niños y adolescentes para el año 2030, debemos aprender estas lecciones sobre nuestros esfuerzos hasta ahora.

Este informe es la contribución del Consejo de ONG al inicio de esta siguiente etapa en la lucha para eliminar la violencia contra las niñas, niños y adolescentes: un recordatorio de cuán lejos hemos llegado y de los retos que enfrentamos.

RECOMENDACIONES

El Estudio del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra las Niñas, Niños y Adolescentes incluye una lista de 12 recomendaciones generales.
Estas son:
  1. Fortalecer los compromisos y medidas nacionales y locales
  2. Prohibir toda violencia contra las niñas, niños y adolescentes
  3. Dar prioridad a la prevención
  4. Promover valores no violentos y generar conciencia
  5. Aumentar la capacidad de todos los que trabajan con y para las niñas, niños y adolescentes
  6. Proporcionar servicios de recuperación y reinserción social
  7. Garantizar la participación de las niñas, niños y adolescentes
  8. Crear sistemas de denuncia y servicios accesibles y adecuados para las niñas, niños y adolescentes
  9. Asegurar la rendición de cuentas y poner fin a la impunidad
  10. Abordar la dimensión de género de la violencia contra las niñas, niños y adolescentes
  11. Elaborar y aplicar sistemáticamente sistemas nacionales de recolección de datos e investigación
  12. Fortalecer los compromisos internacionales
También existen recomendaciones más detalladas, enfocadas en los cinco entornos de la infancia donde ocurre la violencia – el hogar y la familia, las escuelas, los sistemas judiciales y de cuidado, el lugar de trabajo y la comunidad.
La urgencia de actuar para aplicar las recomendaciones del Estudio fue resaltada en los informes del Profesor Pinheiro. Tres recomendaciones fueron señaladas con metas establecidas con límites de tiempo:
  1. Para el 2007: integrar medidas de prevención y respuesta a la violencia contra las niñas, niños y adolescentes en los procesos de planificación nacionales, incluida la identificación de un punto focal, preferiblemente a nivel ministerial;
  2. Para el 2009: prohibir por ley toda la violencia contra las niñas, niños y adolescentes;
  3. Para el 2009: iniciar un proceso para desarrollar sistemas nacionales fiables de recolección de datos.
Para acceder al informe completo (en inglés), haga click aquí

No hay comentarios: