domingo, abril 30, 2017

10 preguntas clave sobre la nueva herramienta del Consejo de Europa


Es un hecho. La participación de los niños y jóvenes en la toma de decisiones en los asuntos que les afectan está ganando terreno.


Lo veíamos hace poco en el Congreso, después en la Comunidad Valenciana y ahora en Estrasburgo, donde el Consejo de Europa ha contado con la ayuda de niños y jóvenes para desarrollar una herramienta para facilitar y apoyar a los Estados miembros en la implementación del derecho a la participación infantil.

“Analizamos cuidadosamente las opiniones expresadas por los niños, porque nos dieron una visión profunda de la realidad (o a veces de las frustraciones) que afronta un niño al comunicarse e interactuar en un mundo dominado por los adultos”, afirma la Directora General de Democracia del Consejo de Europa, Snežana Samardžic-Markovic.


Uno de esos niños dijo que “los adultos subestiman la opinión de los niños y no entienden los beneficios de su participación”. 
Por eso, el objetivo de esta iniciativa del Consejo de Europa es ayudar a los adultos a apreciar y entender lo valiosas que pueden ser las contribuciones de los niños, y de esta manera contribuir a que la participación de la infancia en los temas que les conciernen sea la regla y no la excepción.

Estas son las 10 preguntas clave:
1. ¿Qué es la herramienta de evaluación de la participación de los niños?
El Consejo de Europa ha desarrollado una herramienta con diez indicadores específicos y mensurables con los que los Estados puedan comenzar a calibrar los progresos realizados en la aplicación de la Recomendación CM / Rec (2012) 2 del Comité de Ministros a los Estados miembros sobre la participación de niños y jóvenes menores de 18 años. Los 10 indicadores son transversales y, en lugar de temáticas, reflejan las tres grandes medidas que se abordan en la Recomendación: medidas para proteger el derecho a la participación, para promover el derecho a participar y para crear nuevos espacios para la participación.
2: ¿Quién puede usar esta herramienta?
Los ministerios responsables de garantizar los derechos y el bienestar de los niños serán los responsables de llevar a cabo la evaluación, pero tendrán que involucrar a diferentes actores interesados, incluyendo otros departamentos gubernamentales, sociedad civil, defensores del menor, organizaciones de infancia y académicos.
3. ¿Cuál es el valor añadido de esta herramienta?
Entre otras cosas, la herramienta permitirá a los Estados: fomentar la concienciación y la comprensión del derecho a la participación infantil; llevar a cabo una evaluación inicial del estado actual de la implementación del derecho de los niños a participar; identificar las medidas necesarias para lograr el cumplimiento adicional; calificar y compartir buenas prácticas; medir el progreso en tiempo real.
4: ¿Cuál es el papel de los niños y jóvenes en este proceso?
Algunos de los indicadores se pueden medir simplemente recopilando datos e información publicada, pero otros requieren de las opiniones de los niños y de los jóvenes para que los Estados puedan hacer un juicio sólido sobre su progreso. En este sentido, el conocimiento de los niños y los jóvenes, la realidad de la situación sobre el terreno, debe ser un elemento esencial del proceso de autoevaluación en cada uno de los países.
5. ¿Cuál es el papel de las organizaciones de infancia en el proceso de evaluación?
Es importante asegurarse de que la información utilizada para informar sobre el proceso de evaluación proviene de una serie de fuentes contrastadas. En este sentido, las organizaciones de infancia son fundamentales para saber lo que está pasando, y a menudo conocen de primera mano la situación de los niños y jóvenes más vulnerables. Su aportación al proceso de evaluación es muy importante y aportan “control y equilibrio”. Se recomienda que los Estados triangulen la evaluación de su propio desempeño con las opiniones y experiencias de las organizaciones de infancia y con las opiniones y experiencias de niños y jóvenes.
6: ¿Cuánto se tarda en hacer la evaluación?
Aproximadamente un año, distribuido en tres fases: la primera, de preparación, incluye un seminario de capacitación durante 2 meses; la segunda fase es la de implementación y contempla 8 meses para recolectar datos, consultar a los niños y jóvenes y demás partes interesadas (8 meses); por último, la evaluación comprende dos meses más para la etapa de conclusión y evaluación.
7: ¿Qué hace falta para llevar a cabo la evaluación?
Se necesita tiempo y compromiso por parte de un representante del ministerio correspondiente, y hay que prever los costes de un consultor a nivel nacional y la organización del seminario formativo en la fase de preparación. Además, son necesarias al menos 10 reuniones de grupos focales y otros encuentros con los demás actores involucrados. El Consejo de Europa podrá conceder una subvención para sufragar una parte de los gastos.
8. ¿Qué hacer con los resultados?
Los resultados sirven como referencia para medir los progresos a lo largo del tiempo dentro de un proceso gradual. Se espera que los Estados especifiquen las propuestas de seguimiento en cada uno de los 10 indicadores.
9. ¿Se hará una comparativa con otros países?
No, los resultados de la evaluación son únicamente para uso propio nacional y servirán como base para medir la evolución de la participación infantil en el país.
10. ¿Dónde se puede conseguir la documentación necesaria para realizar la evaluación?
En la web del Consejo de Europa www.coe.int/en/web/children/participation

Esta no es la primera vez que el Consejo de Europa permite y anima a los niños a participar en la preparación de los documentos que les conciernen. Con anterioridad, intervinieron en los trabajos preparatorios de la Estrategias del Consejo de Europa para los Derechos del Niño (2016-2021 y 2012-2015 y), o en los preparativos de la recomendación del Comité de Ministros a los Estados miembros sobre la participación de niños y jóvenes menores de 18 años, adoptada en 2012.

Recursos


No hay comentarios: