martes, octubre 06, 2015

La adopción abierta: Varias velocidades, varias medidas

 SSI/CIR
Boletín Mensual, nº 194
Septiembre 2015.
Acceso a
21-23 Octubre,
Ginebra.


En el Boletín Mensual de este mes, el SSI/CIR les invita a reflexionar sobre el concepto de la adopción abierta, el cual ha suscitado debates intensos en la última Comisión Especial sobre el funcionamiento del CLH-1993 y que merece abordar los distintos posicionamientos de los países, los desarrollos de esta práctica en algunas regiones del mundo y las implicaciones que plantea para el triángulo adoptivo así como desde un punto de vista profesional.

En este Boletín Mensual, encontrará por tanto:

.-  Una presentación de la nueva ley española que modifica el sistema de acogimiento alternativo de los niños y adolescentes y que incorpora la adopción abierta; 
.-  La experiencia desarrollada por un OAA alemán en materia de adopción abierta a nivel internacional, haciendo énfasis en las ventajas y los obstáculos de dicha práctica así como los conocimientos profesionales que requiere; 
.-   Los beneficios del recurso a la mediación en el marco de una adopción abierta, en particular en la fase pre-adoptiva; 
.-  Una reflexión apasionante sobre los conceptos de co-educación y parentalidad en las situaciones de acogimiento familiar en las que intervienen distintos actores en la educación del niño;
.-  Un resumen de las investigaciones llevadas a cabo por el Donaldson Adoption Institute sobre el impacto de la adopción abierta sobre todas las partes involucradas; 
.-  Por último, la segunda parte del artículo por Abba Adoptions (Sudáfrica) sobre el acompañamiento a los niños y padres adoptivos durante el período de convivencia.

Sus comentarios y reacciones a estos temas siempre son bienvenidos y enriquecedores para nuestro trabajo. Les recordamos que existe en nuestro Boletín una sección llamada Foro de lectores, en la cual recogemos y presentamos sus testimonios.




EDITORIAL

La   adopción   abierta:   Varias   velocidades,   varias medidas
La Cuarta Comisión Especial sobre el funcionamiento práctico del CLH-1993 fue una oportunidad para lanzar el debate sobre la adopción abierta y dar a conocer los desarrollos y posicionamientos muy diversos en este ámbito, de un país a otro y de un continente a otro.
Podrían escribirse páginas y páginas sobre la definición del concepto de adopción abierta, dadas todas las prácticas formales e informales a las cuales se refiere. Una presentación no exhaustiva, al contrario, de algunas de ellas fue el objeto de un análisis comparativo publicado por el SSI/CIR en mayo de 2015, con base en una encuesta llevada a cabo en su red1. Resalta de esta última que este tipo de adopción se caracteriza, en general, por el mantenimiento de una cierta forma de contacto entre el niño, los miembros de su familia de origen y la familia adoptiva. La naturaleza en sí del contacto puede variar, desde un simple intercambio de información no reveladora de la identidad de las personas involucradas – adopciones llamadas, por algunos, semi-abiertas – hasta una forma de contacto directo–  adopciones llamadas, por algunos, totalmente abiertas. Lejos de lograr la unanimidad, la sesión sobre la adopción abierta organizada durante la Cuarta Comisión Especial fue una oportunidad para dar a conocer el carácter polémico de este sistema, y la dificultad de acordar una recomendación en común en esta materia. Además, el SSI/CIR invita a tomar en cuenta los distintos posicionamientos de los países y a reflexionar sobre las implicaciones de este tipo de adopción, el cual, aunque indudablemente tiene ventajas, no responde al interés de todos los niños y no está libre de riesgos.

¿Un sistema aceptado por todos los países?
La variedad de posicionamientos respecto del sistema de la adopción abierta es tan amplia como sus desarrollos. Mientras que, en algunos países,  como  Nueva  Zelanda  y  Alemania,  la  adopción  abierta  es  una práctica bien arraigada e incluso se ha convertido en la norma (EE.UU.), en otros, como España, está viviendo sus primeros pasos (véase pág. 4) debido a ciertas evoluciones de la sociedad que han resultado en la búsqueda de nuevos modos de acogimiento de tipo familiar (véase pág. 10). Por otro lado, permanece totalmente excluida en un número considerable de países de origen, en particular en América Latina y Europa del Este, que han manifestado su firme oposición a este sistema durante la Cuarta Comisión Especial,  preconizando el  anonimato  establecido  en  las  leyes  de  muchos  de  ellos.  Entre  las  razones mencionadas, se encuentran el desequilibrio socio-económico entre las familias de origen y las familias adoptivas, los posibles conflictos de intereses entre las distintas partes involucradas, y la violación del artículo 29 del CLH-1993 cuando estos contactos inician antes de la asignación profesional. Por su parte, el SSI/CIR apoya una cierta apertura en la adopción y sostiene que “cuando la legislación interna no lo prohíbe, y después de la asignación realizada por profesionales, el contacto entre el adoptado [su familia adoptiva] y la familia biológica puede resultar favorable en algunos casos”, para retomar las palabras de la recomendación finalmente adoptada en la Comisión Especial2. No obstante, el SSI/CIR recuerda la importancia de respetar las condiciones culturales, socio-políticas y jurídicas establecidas por los países de origen.

¿Un sistema adecuado para todos los niños?
Aunque la adopción abierta puede ofrecer ventajas al niño, como una cierta forma de continuidad o un sentimiento más fuerte de identidad, también puede presentar riesgos y no puede recomendarse en cualquier situación. Los diversos estudios llevados a cabo sobre las vivencias de los adoptados, los padres adoptivos y los padres biológicos que han probado cierta forma de contacto post-adoptivo son herramientas clave en la comprensión de las implicaciones de este sistema (véase pág. 14). La selección de una opción como esta debe guiarse por el interés del niño y no sumir a este último en un conflicto de lealtad o ir en contra de su voluntad. De una situación a otra, los profesionales podrán recomendar la adopción  abierta  –   por  ejemplo,  en  casos  de  adopciones  tardías  o  intrafamiliares  –   o,  al  contrario, descartarla –  en particular en aquellos casos en los que el niño ha sido víctima de abuso o descuido, o cuando los padres de origen sufren de algún trastorno del comportamiento o de adicciones graves. La necesidad de acompañar este sistema parece, por lo tanto, esencial, y el SSI/CIR felicita a aquellos países que han incorporado esta opción y sus modalidades a sus leyes (supervisión por autoridades competentes, conclusión de acuerdos entre las partes antes de la declaración de adopción y que establecen la naturaleza/frecuencia/posible intervención mediadora por un tercero, todos ejemplos que han sido detallados en el análisis comparativo del SSI/CIR).

¿Un sistema al alcance de todos los profesionales?
Como lo mencionó una profesional con experiencia, el éxito de una adopción abierta depende del compromiso total tanto del adoptado, de la familia adoptiva y de la familia de origen, como de los profesionales. En primer lugar, conviene obtener el consentimiento de todas las personas afectadas y asegurarse de que han sido informadas de las implicaciones concretas de tal decisión, gracias, por ejemplo, a la mediación (véase pág. 8). Luego, el acompañamiento profesional de los contactos, en particular en las adopciones internacionales (véase pág. 6), va a suscitar ajustes específicos (selección de un lugar neutral para el encuentro, cooperación estrecha con los socios locales, etc.). Además, un apoyo continuo deberá estar disponible para la partes en caso de dificultades vinculadas, por ejemplo, con un rechazo de contacto. Por último, la adopción abierta es un proceso lleno de vicisitudes debido al hecho de que perdura en el tiempo, por lo que deben también preverse mecanismos de revisión de los acuerdos de contacto, así como herramientas de resolución de posibles conflictos, como el recurso a la mediación.

Para el SSI/CIR, la adopción abierta es una opción permanente de acogimiento de tipo familiar que puede ser considerada para ciertos perfiles de niños, con la condición de que se establezcan las garantías indispensables para su buen funcionamiento, como su incorporación a un marco jurídico, su supervisión por una autoridad competente, una preparación exhaustiva y un acompañamiento profesional continuo de las partes involucradas.

El equipo del SSI/CIR, Septiembre de 2015

Referencias:
1 El análisis comparativo del SSI/CIR “Desde una mayor apertura de las adopciones hasta las adopciones totalmente abiertas: Estado de la situación y perspectivas” ofrece ejemplos concretos de prácticas desarrolladas en algunos países. Disponible en inglés, francés y español mediante solicitud a irc-cir@iss-ssi.org.

No hay comentarios: