martes, agosto 04, 2015

Qué cabe esperar de según qué pedagogía.

 ¿Es necesariamente la extracción socioeconómica 
el mejor índice para pronosticar el éxito académico?.

Existe una visión extendida, dentro y fuera de la comunidad educativa (sobre todo entre círculos progresistas), según la cual las variables socio económicas que definen el ambiente familiar del estudiantado son el mayor predictor de su éxito académico. 
Creo que hay que tener cuidado con esta visión, si bien no por las razones a las que recurre el dogma neoliberal para negarla, cuando aísla y a su vez fetichiza a un individuo cuyas cualidades (también académicas) sitúa al margen de toda influencia social.

El riesgo que tengo en mente consiste en pensar que esta visión (que las variables socio económicas conforman el mayor predictor de éxito o fracaso académico) es una tesis teórica, cuando no lo es. Es una tesis histórica, que solo es verdadera o falsa en relación a un sistema educativo concreto, en una sociedad concreta, por ejemplo la española, donde esta tesis histórica, por desgracia, se cumple en la actualidad. 
Aquí y ahora, en agosto de 2015 y en España, las variables socio económicas de un estudiante son el mayor predictor de su éxito académico. Los alumnos de núcleos familiares que, en razón de categorías socio económicas (renta de los padres, índices de marginalidad, acceso al mercado de la cultura, etc.), cabe asimilar a los sectores desfavorecidos de nuestra sociedad son, a su vez, alumnos desfavorecidos por un sistema educativo que es incapaz de integrarlos de forma satisfactoria y lograr así su éxito académico.

Pero las cosas podrían ser de otra manera. Pues, frente a la anterior tesis histórica, resulta que existe también una tesis teórica que dice que la implicación activa de un alumno en su propia alfabetización (literacy engagement) es el mayor predictor de su éxito académico. 
Esta tesis prima lo pedagógico sobre lo socio-económico, y sería verdadera en todo caso, incluso cuando la implicación activa del alumno no se diera. Precisamente, la tesis defiende que, en el caso de darse, el impacto positivo de esta variable pedagógica podría superar la inercia socio-económica.

He añadido la expresión original inglesa, la de 'literacy engagement', porque el término no se traduce bien al castellano. Literacy no implica únicamente la capacidad de leer y escribir sino la competencia para usar y descifrar los diversos niveles de sentido que impregnan cualquier uso de lenguaje. Y engagement incluye rasgos de compromiso e implicación tanto como de entusiasmo. En cualquier caso, debemos la definición original de este constructo a J.T. Guthrie, quien lo descompuso a su vez en tres factores que facilitan su comprensión: 
.- cantidad y variedad de lectura y escritura; 
.- capacidad del alumnado para aplicar estrategias cognitivas que permitan procesar las consecuencias profundas que se derivan del significado textual; 
.- y presencia de afectos positivos en el estudiante, asociados a la lectura y la escritura. La aparición de estos tres factores delataría esta implicación de un alumno por su propia alfabetización.
El riesgo consiste en pensar que las variables socio económicas conforman el mayor predictor de éxito o fracaso académico es una tesis teórica, cuando no lo es
Cuando Guthrie llevó a cabo estudios empíricos para validar estos tres factores y el constructo general, se topó con otros sub-factores que se solapaban con el dominio socio económico. Me refiero, por ejemplo, al apoyo dado en casa a la lectura y escritura de un estudiante (tan dependiente del nivel cultural de los padres, pero también del régimen de conciliación laboral), o a la presencia de libros en el hogar familiar, que correlaciona bastante bien con los índices de renta. 
Pero lo importante de sus análisis —y aquello que justifica calificarla como tesis teórica— fue que otros muchos subfactores internos al 'literacy engagement' ya no formaban parte del dominio socio económico
Esto es fundamental, pues abre la puerta a interrumpir la reproducción social. Hablo, por ejemplo, de factores como el tiempo dedicado a la lectura en el aula; la presencia, calidad y cantidad de libros en la biblioteca de clase o en la biblioteca escolar; o el uso de pedagogías centradas en la comprensión y reflexión sobre los varios niveles de significado de los textos y no tanto en la forma lingüística, la memoria o la corrección.

Que existan variables específicamente educativas que faciliten el 'literacy engagement' quiere decir que éste no es un efecto socio económico, con lo cual se evita el riesgo de la circularidad. 
Así lo demostró Guthrie en sus conclusiones: " Aquellos estudiantes cuyos contextos familiares se caracterizaban por una renta baja y baja formación, pero que eran lectores ávidos e implicados, obtuvieron resultados significativamente mejores que aquéllos que venían de contextos familiares con educación superior y rentas más altas, pero que eran lectores mucho menos comprometidos. […] De nuestro análisis se deriva la asombrosa conclusión de que el literacy engagement puede imponerse al impacto de los factores que tradicionalmente han operado como barreras al éxito lector y académico, tales como el género, la educación de los padres y la renta familiar".

Que la presencia de 'literacy engagement' sea el mayor predictor de éxito académico también significa otra cosa: que la principal tarea de profesores y maestros consistiría en satisfacer los tres factores de los que este constructo depende, bien para fortalecer y desarrollar esta implicación allí donde ésta ya exista, bien para permitir que nazca si no ha tenido la oportunidad. 
 Independientemente del área de conocimiento, la tarea de un educador no sería tanto la de enseñar contenidos cuanto la de lograr que los alumnos desarrollasen ese compromiso activo con su propia alfabetización, pues éste les permitiría aprender de forma autónoma todos los contenidos que el educador podría enseñarles, y muchos más, y de forma más profunda. Desarrollar el 'literacy engagement' haría más por su éxito académico que cualquier otra cosa que un educador pudiese ofrecer.

Es en este punto cuando estudios empíricos como los desarrollados por Guthrie o Jim Cummins sobre 'literacy engagament' coinciden de forma no menos asombrosa con la tesis que Jacques Rancière defendió en su obra El maestro ignorante, a mitad de camino entre un ensayo filosófico y un estudio sobre la pedagogía del educador del siglo XVIII y XIX, Jacques Jacotot. Lo que Rancière defendió en esa obra es que el cometido esencial del educador es lograr la emancipación intelectual del alumnado, lo que interpreto como una reformulación de todo lo que he dicho acerca del 'literacy engagement'. 
Desde cualquiera de estas dos perspectivas, el oficio del educador es descrito como el de crear un contexto artificial y protegido en el que los alumnos puedan desbloquear su propia inteligencia, condición sine qua non para que puedan hacer uso de ella después en la realidad social. 
La tarea del educador es la de hacer posible una experiencia satisfactoria en la que los estudiantes se sientan inteligentes, reflexivos, creativos y capaces de desarrollar a través de la lectura y la escritura las competencias académicas fundamentales. Y al igual que para Jacotot era insignificante que los alumnos fuesen tontos o listos, porque de lo que se trataba era de ayudarles a desbloquear su propia inteligencia (fuera ésta la que fuera), del mismo modo no deberían existir estudiantes buenos y malos para los profesionales de la educación, desde el momento en que su cometido no sería discriminar entre ellos sino ayudar a crear buenos alumnos.

¿Qué cabe hacer para que esta tesis teórica pueda convertirse, algún día, en una verdad histórica acerca de nuestro sistema educativo y nuestra sociedad? 
Si algún día ocurre, sin duda lo hará como resultado de una lucha emprendida desde los dos frentes: el pedagógico y el socio económico
Cabe cambiar las instituciones educativas y la pedagogía que se emplea en ellas, pero también hay que transformar la sociedad. Cuánto más injusta es una sociedad, más perfecta habría de ser la pedagogía para imponer la preeminencia que le atribuye nuestra tesis teórica. 
En un plano puramente especulativo, tal vez la teoría nos diga que, en lo que respecta al éxito académico, un sistema educativo perfecto sería capaz de vencer las determinaciones provocadas por la más injusta de las sociedades. (Otra cuestión es si el éxito académico aseguraría la posibilidad de encontrar trabajo y disfrutar de una vida digna, cada vez más improbable en sociedades injustas como la nuestra). 
Pero esto es un mero juego especulativo: las sociedades injustas no suelen tener un sistema educativo perfecto. Ahora bien, en lo que respecta a los términos y prioridades de nuestra acción, a día de hoy, la sociedad española en su conjunto está aún más lejos de ser una sociedad justa de lo que está el sistema educativo de poder cumplir su mejor posibilidad.

1 comentario:

Elizabeth García dijo...

Interesante artículo Luis! gracias por compartir GSIA.
Coincido en el riesgo que supone otorgar a la variable socio-económica el mayor peso en la predicción del éxito o fracaso académico de un estudiante. Las variables que influyen en este proceso son muchas y muy variadas y aunque no podemos obviar que que el nivel socio-económico es importante, no debe ser considerado como determinante. Si así fuese ¿dónde quedaría el potencial del aprendiz en su propio proceso educativo? ¿A qué quedaría reducida la labor del educador/a? ¿Qué sentido tendría la pedagogía?
Creo en el poder transformador de la educación, en la importantísima labor que tenemos los educadores por hacer que así sea y mantengo la esperanza en el impacto positivo que la labor pedagógica aporta frente a los condicionantes y obstáculos intrínsecos del proceso educativo de las personas.