lunes, diciembre 22, 2014

”Los niños no son el futuro. Son el presente”

.- Ayuda en Acción promueve en El Salvador la participación de la infancia en los proyectos que desarrolla en el país, en el que el 72% de la niñez vive en la pobreza.
.- En el país centroamericano, trabajamos con los niños y niñas en las comunidades para que conozcan sus derechos, los defiendan y puedan ejercerlos desde la infancia.
.- El Apadrinamiento entre niños es un proyecto de educación en valores que promueve lazos de amistad entre niños de España y niños de América Latina.




Wedu en América Latina
La situación en la que viven los niños de Gran Chimú (Perú) y Fraternidad (El Salvador) ­–comunidades a las que apoya actualmente el proyecto de Apadrinamiento entre niños– dista mucho de ser la ideal: una realidad que les permita ejercer sus derechos, esos que reconoce la Convención de Derechos del Niño, de la que acabamos de celebrar el 25 aniversario.
El Salvador, país donde un 72% de la infancia vive en situación de pobreza, está haciendo sus deberes en este ámbito, y en 2010 aprobaron la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia ( LEPINA). Desde entonces, gobiernos, entidades e instituciones públicas y privadas se articulan en el Sistema Nacional de Protección Integral de la Niñez y de la Adolescencia con el objetivo de garantizar la supervivencia, el  desarrollo, la protección y la participación de las niñas, niños y adolescentes del país centroamericano.
En Fraternidad, la participación en el proyecto de Apadrinamiento entre niños está siendo el eje en torno al que se realiza el trabajo de defensa y promoción de los derechos de la infancia en siete comunidades. A través de las dos o tres escuelas en cada una de estas comunidades, y en coordinación con el Ministerio de Educación, se llevan a cabo distintas actividades para que niños y niñas participen activamente de la vida de su comunidad. Como señal Karina Morales, coordinadora de acciones educativas de Ayuda en Acción en El Salvador, “los niños no son el futuro. Son el presente”.
Por eso, distintas acciones promovidas por Ayuda en Acción junto con las comunidades en las que trabajamos, sirven para que niños y niñas conozcan sus derechos, los defiendan y puedan ejercerlos desde ya, sin esperar a ser mayores. Como las Wedutecas, centros de atención a niños menores de 5 años; las olimpiadas de derechos y la escuela de ciudadanía, en las que de forma lúdica conocen la LEPINA; el trabajo en escuelas en torno a los derechos a través de juego y actividades con especial hincapié en la equidad de género; o la participación de los niños en las evaluaciones del trabajo que Ayuda en Acción hace en la zona, porque su opinión también cuenta para valorar el trabajo hecho y decidir lo que queda por hacer.

Wedu es uno más en una de las aulas de Fraternidad, en El Salvador. Foto: Ayuda en Acción El Salvador
Fraternidad es una zona rural que cuenta con muchos recursos pero muy pocas oportunidades para explotarlos. Aunque la zona goza de tierras fértiles, los agricultores carecen del conocimiento, los medios y recursos para obtener unos resultados satisfactorios de su actividad de producción y comercial. Sus habitantes viven en viviendas que se encuentran en condiciones insalubres, un cuarto de su población es analfabeta y existen dificultades –falta de equipamiento y materiales, una formación cualitativa del profesorado– para garantizar la educación de los niños y niñas. Más del 40% de la población carece de acceso al agua por cañería, lo que genera enfermedades de tipo respiratorio y diarreas agudas, principalmente en niños menores de 5 años y ancianos.
Por ello, estamos implementando proyectos de educación, alfabetización de adultos, mejora de los cultivos… para que en un plazo de 10 años esta comunidad pueda valerse por sus propios medios. Para solventar la ausencia de una unidad de salud, se ha puesto a disposición de las comunidades el “ecofamiliar”, una especie de centro sanitario donde los doctores son itinerantes, pero que aseguran el mobiliario y equipamiento básico para garantizar las necesidades de la población y el seguimiento nutricional de niños y niñas. 
Solidaridad y educación para la infancia
A Wedu no le gustan las injusticias y no entiende de desigualdades. Por eso, cuando llegó a El Salvador, le sorprendió la situación en la que viven muchos niños y niñas en un país en el que el 63% de la población es menor de 30 años. Wedu es el personaje solidario que acompaña a los niños y niñas que participan en el Apadrinamiento entre niños, un proyecto pionero que Ayuda en Acción lleva a cabo en Perú y en El Salvador, en el que el apadrinamiento, además de ser una colaboración económica que redunda en la mejora de vida de las comunidades, se convierte en una herramienta de educación en valores.
El apadrinamiento entre niños, además de una herramienta de educación en valores, es una colaboración económica que mejora la vida de toda la comunidad. Foto: Ayuda en Acción El Salvador.
El apadrinamiento entre niños, además de una herramienta de educación en valores, 
es una colaboración económica que mejora la vida de toda la comunidad. 
Foto: Ayuda en Acción El Salvador.
Niños de un lado y otro del charco se hacen amigos, se comunican a través de las cartas y aprenden cómo es la vida en otras partes del mundo. La vida en general, y la vida de su amigo en particular. Esta propuesta infantil les permite conocer otras culturas, otras formas de mirar, y entender que los sueños de muchos niños en el mundo son los mismos, pero las oportunidades no. La experiencia, que se comparte con toda la familia, les permite desarrollar su capacidad crítica sobre temas relacionados con la pobreza y exclusión, la globalización y los derechos humanos.
Las escuelas de El Salvador también participan en Ahora Toca…, el proyecto educativo de Ayuda en Acción, del que forman parte más de 150 centros de España que trabajan  la solidaridad con sus alumnos. Muchos de esos centros además son Weducoles y apadrinan a un niño de forma colectiva, convirtiendo esta experiencia en una herramienta educativa en la que se implican no solo alumnos y profes, sino también las familias.
Muchos adultos quisiéramos para nosotros la ilusión y la energía con las que los pequeños se implican en esta aventura solidaria. Como Raquel, que decidió romper su hucha para apadrinar, y ahora mira todos los días el buzón para ver si ha llegado una carta de Ariel. Como Carlos, que está deseando que llegue su comunión para apadrinar con el dinero que le regalen, como hizo su hermano Pablo. Como Daniel, que fue Weduembajador en su cole y contó a sus compañeros qué se siente ayudando a que la vida de otro niño sea mejor y formando parte de la panda solidaria de Wedu. O como Sergio, que ha leído un libro de niños que juegan al fútbol. Sabe lo mucho que le gusta el fútbol a Josué, su amigo de El Salvador, y está pensando en cómo hacer para enviárselo, sabiendo que le encantará.
Al fin y al cabo, eso es la amistad. Pensar en lo que le gustaría a tu amigo leer ese libro que estás leyendo, en cómo le habrán ido las notas este trimestre… porque la amistad y la solidaridad no entiende de edades, ni de distancia, ni de fronteras.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gran artículo. Desde la Federación Injucam (www.injucam.org) con motivo del 20 de Noviembre publicamos un post de parecido título: Los niños y niñas son el presente, no esperemos al futuro. 20 Noviembre Día Universal de los Derechos de la Infancia (http://www.injucam.org/blog/2014/11/20/los-ninos-y-ninas-son-el-presente-no-esperemos-al-futuro-20-noviembre-dia-universal-de-los-derechos-de-la-infancia/) Gracias a GSIA

Asociación Gsia, Infancia y Adolescencia dijo...

Muchas Gracias e igualmente.
Desde siempre hemos tenido comunidad de objetivos e intereses compartidos con la infancia y la adolescencia...