lunes, julio 21, 2014

Telemedicidad infantil. La Fiscalía denuncia a TVE

  La Fiscalía denuncia al programa de TVE 'Entre todos' por utilizar a un niño discapacitado

                                                                                                     Fuente eldiario.es 

El ministerio público acusa al programa presentado por Toñi Moreno de vulnerar presuntamente los derechos a la imagen y la intimidad personal del menor, 
además de usarle con fines mendicantes
También ha denunciado a RTVE y a la productora del programa, 
y pide una indemnización de 15.000 euros por daños y perjuicios para el niño
En la demanda se argumenta que ni el padre ni los responsables del programa o la cadena informaron al Fiscal de que se iba a usar la imagen e intimidad del menor, algo contrario a la ley de protección del derecho al honor, intimidad personal y la propia imagen. Una comunicación que deberían haber llevado a cabo, ya que es necesaria para dar el consentimiento del representante legal.
El escrito lamenta que la imagen que se dio del menor discapacitado estaba muy lejos de ser integradora, ya que caía "de lleno en la óptica caritativo/paternalista de la desgracia familiar enfatizando negativamente la discapacidad".
Un portavoz de RTVE ha confirmado que han recibido la demanda y que están estudiando las alegaciones a la misma.

Un presupuesto desorbitado (unos cara duras)
A este cúmulo de polémicas se une el alto coste que supone para los españoles la emisión del espacio a través de la cadena pública. Según las cifras desveladas por El Confidencial, Entre Todos cuesta 3,68 millones de euros por temporada al Estado y su presentadora percibe 175.000 euros. Es decir, 1.400 euros por cada emisión diaria. "Con lo que cuesta, se podría haber dado satisfacción de manera generosa a todas las situaciones que se plantean", se indignaba la diputada socialista Ángeles Álvarez. 
VÍDEO: Un espectador pide a Toñi Moreno que done una parte de los 1.400 euros que gana por programa

El último hit de 'Entre Todos': la telemendicidad infantil

El programa de TVE, que utiliza la imagen de menores para provocar la compasión de los espectadores, ha provocado fuertes críticas y demandas judiciales
La Fiscalía ha presentado una denuncia contra 'Entre Todos' por usar a un menor discapacitado con fines "conmiserativos y mendicantes"
"Si está prohibida la mendicidad con niños en la calle, lo mismo debe ocurrir en televisión", dice la diputada Irene Lozano
"¿Qué tengo?", pregunta Toñi Moreno. "¡Llamada!" contesta entre gritos un entusiasmado público. Esta escena se repite en TVE todas las tardes de lunes a viernes antes de que un "televidente solidario" llame al programa ofreciendo dinero a una persona con problemas. Una persona que generalmente cuenta a cámara que lo ha perdido todo y no tiene a quién acudir. La presentadora hace de conexión entre los que llaman y los que relatan su desgracia.
'Entre Todos', un formato televisivo exportado del canal autonómico andaluz ha sido recibido casi desde su estreno con críticas, y ha sido acusado de funcionar como un instrumento de banalización del sufrimiento humano a través del entretenimiento.
Varias organizaciones han pedido la retirada del programa. Las acusaciones públicas han ido materializándose, y ya hay dos denuncias contra el programa, y las dos tienen que ver con el papel al que somete a los niños.
A principios de este mes la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, dirigió un escrito a la Fiscalía General del Estado al que ha tenido acceso eldiario.es, en el que denuncian "la ilegítima y denigrante utilización de la imagen de menores para mover la compasión de los espectadores y conseguir ayudas materiales o económicas para sus progenitores". Un hecho que, según expone el texto, debe calificarse como mendicidad infantil.

Además, la propia Fiscalía ha presentado una demanda en un juzgado de primera instancia contra el programa por utilizar a un menor de edad discapacitado durante una de sus emisiones con fines supuestamente "conmiserativos y mendicantes", al aludir de forma insistente a la situación delicada que atravesaba su familia. El ministerio público acusa a RTVE y a la productora de vulnerar los derechos a la imagen y la intimidad personal del niño, para el que pide una indemnización de 15.000 euros por daños y perjuicios.

¿Qué es la "telemendicidad infantil"?

En el escrito presentado a la Fiscalía, por los gerentes de servicios sociales se apoyan en el artículo 4 de la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor: "Se considera intromisión ilegítima en el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen del menor, cualquier utilización de su imagen o su nombre en los medios de comunicación que pueda implicar menoscabo de su honra o reputación, o que sea contraria a sus intereses incluso si consta el consentimiento del menor o de sus representantes legales."
Para su presidente, José Manuel Ramírez Navarro, el hecho de que se produzca en un programa televisivo "no desvirtúa la evidencia de que se esté practicando mendicidad infantil". "Exponer a un niño ante miles de espectadores estigmatiza al menor", ha sentenciado.
Igual de contundente se ha mostrado Irene Lozano, diputada de UPyD, quien ha coincido con Ramírez en que la exhibición de niños en pantalla para ayudar a sus padres a recaudar fondos es una forma de mendicidad indudable. "Si está prohibida la mendicidad con niños en la calle, lo mismo debe ocurrir en televisión", ha añadido Lozano, a la vez que ha matizado que el hecho es mucho más grave en este último caso, al verse el menor expuesto ante millones de espectadores.
Después de admitir que a partir de ahora desde su grupo parlamentario se plantearán "acciones más serias" respecto al programa, la diputada ha tachado la emisión de "repugnante" y ha acusado a la productora de recurrir a la "explotación barata del sufrimiento humano".
Ha recordado asimismo que desde su grupo ya redactaron una pregunta al Gobierno hace unas semanas al conocerse el caso de un participante en el programa que llamó para pedir ayuda y todo lo que recibió de la producción de 'Entre Todos' fue una lista con los nombres –cerca de 60– que habían telefoneado en directo para ofrecer su colaboración económica, a los que tuvo que llamar uno por uno.
Tanto Lozano como José Manuel Ramírez ven con escepticismo que la televisión pública que financian los españoles de su propio bolsillo tenga que emitir un programa en el que se aproveche la desesperación de la gente para convertirlo en un espectáculo de masas.

Denuncias anteriores y crítica de las ONG

En febrero, el grupo socialista pidió en el Parlamento la "inmediata retirada" del espacio después de que su presentadora, Toñi Moreno, animara a una víctima de malos tratos a reconciliarse con su expareja, o bien a guardar silencio. "Fomentar la tolerancia a la violencia desde una cadena pública ha sobrepasado la última de las líneas rojas", afirmó entonces Ángeles Álvarez, diputada y miembro de la Comisión de Control. Según Álvarez, desde el PSOE ya han denunciado varias veces "cómo el programa hace uso del dolor ajeno para provocar el morbo televisivo, incluso con menores". "Ya se han sobrepasado muchas líneas rojas y esta es la última", añadió.
Organizaciones como Save The Children también han condenado cualquier uso del menor en pantalla que no respete su dignidad. Aurea Ferreres, responsable de Incidencia Política de esta ONG ha explicado a eldiario.es que su posición ante la utilización de un menor para dar visibilidad en medios de comunicación a casos de pobreza es la que contempla la declaración universal de los Derechos Humanos y la convención de los derechos del niño. "Estamos a favor de contar las situaciones de los chicos, pero hay que separar muy bien la descripción de una realidad frente a utilizar una situación de vulnerabilidad para fines lucrativos, de imagen o de otra índole", ha subrayado.
Ferreres ha incidido en los efectos negativos de estigmatización y visibilidad que pueden recaer sobre los menores que aparecen en el programa. "El niño se sitúa en el punto de mira, queda expuesto a la mirada pública y esto lo hace sentirse más vulnerable", comenta. Hace especial hincapié en que el pequeño que aparece debe haber sido perfectamente informado de las consecuencias de su aparición, sin ningún tipo de coacción por parte del programa o de los propios progenitores.

No hay comentarios: