jueves, abril 25, 2013

Protección y Seguridad, Control y Dominio?


Protección y Seguridad, Control y Dominio?

Isabel López de la Usada
Socia Asociación GSIA 

El otro día estuve en el hospital de Madrid, concretamente en urgencias pediátricas, y hubo una cosa que me llamó mucho la atención y es que los manillares de las puertas estaban a la altura de mis ojos (más o menos 1,60 mts). 
¿Es esto normal?, porque es mucha altura. ¿Es así en otros hospitales o en otros sitios? 
Lo pregunto porque me chocó bastante y no le encuentro justificación, ni siquiera utilidad.

Porque si de lo que se trata es de que los niños y niñas no entren o salgan de las consultas, ¿que diferencia hay a que lo haga un adulto? y ¿por qué?,  ¿por qué se iban a ir? y ¿a dónde se van a ir?,

He preguntado a familiares y amigos, he consultado por Internet información sobre este asunto, para a ver si así lo entendía y la única respuesta que he obtenido es que son medidas de seguridad, para que los niños no entren y salgan de las consultas o salas sin la supervisión de un adulto. Pero a mi estas respuestas no me convencen en absoluto.

No, porque en primer lugar, si es por medidas de seguridad ¿por qué en dicho hospital la puerta que sale a la calle es corredera?, esto es mucho más peligroso. Si es para que no se pillen ellos mismos los dedos, hay más casos en los que los dedos son pillados por otra persona que por uno mismo. Pero es que además ¿y si hay una emergencia, un incendio por ejemplo? Eso no es muy seguro, es más bien peligroso. Bueno, a lo mejor junto la alarma de incendios hay un sistema que abra automáticamente las puertas y bueno, en ese caso no sería tan peligroso.

En segundo lugar, si es para que no entren y salgan de las consultan y no molesten, pues que ponga cerrojos, como se ha hecho siempre y por medida de seguridad que los pongan altos. Entiendo que hay que preservar la intimidad del paciente, pero el interrumpir y entrar a los sitios sin llamar no es monopolio de los niños. Es mas creo que las posibilidades de que un adulto habrá una puerta que no debe es mayor a que lo haga un niño, dado que éstos no saben donde tienen que ir, ni donde se tienen que dirigir, porque al hospital no van les llevan.

A mi este tipo de protección me recuerda más a control y dominio. He encontrado por Internet la publicidad de una escuela infantil que dice: “Contamos con medidas de seguridad (…) manillares y enchufes altos. Las aulas están climatizadas y amuebladas teniendo en cuenta las necesidades de los más pequeños”. Y estoy de acuerdo en que haya ciertas medidas de protección, no es mala idea poner los enchufes altos, al fin y al cabo quien los utilizan miden mas de metro y medio y es incluso mas útil, pero es que poner un manillar a 1,60 no es adaptar un aula a las necesidades de nadie. Esto es una contradicción absoluta. Las puertas están para que se puedan abrir y cerrar y si no puedes hacer eso, no es una puerta, es una pared, un muro, un obstáculo. Entonces para un niño una habitación con puertas sin manillares es lo mas parecido a estar encerrado, y yendo al extremo, es lo mas parecido a una cárcel para un adulto.

Por otro lado, está el significado simbólico que emite el mensaje del acto de poner manillares inaccesibles para las personas que midan menos de metro y medio. 
Los símbolos, al igual que las palabras pueden obviar la experiencia infantil. Mediante este hecho simbólico, se esta emitiendo el mensaje de que los niños no tienen opciones, de que su salud, bienestar, educación etc pertenecen a otros, las decisiones que se tomen en referencia a ellos no les incumben en absoluto, ahora entra aquí, aprende, cúrate, escucha y ahora sal de aquí, y no vuelvas a entrar porque no puedes. En este contexto, los niños no son sujetos, si no objetos. Se mal entiende lo que lo que es proteger y se interpreta como abusar. La salud, educación y bienestar son cuestiones intransferibles de cada uno, tanto la persona de 6 meses como la de 50 es poseedora de su salud, bienestar, educación etc... es obligación de los adultos garantizar que así sea, pero la posesión nunca es de éstos, sino de los primeros.

Hay que romper con estas prácticas abusivas de control hacia la infancia. Toda persona tiene derecho a tener libertad de entrar y salir sin obstáculos que se lo impidan. Es un Derecho garantizado en cualquier estado democrático, pero es que de igual forma viene determinado por la Constitución Española y por la Convención de los Derechos del Niño.

El lema, “es para protegerle”, no me convence. Nunca se me ocurría poner en mi casa obstáculos que impidieran la movilidad de los que allí viven alegando que es por su bien, lo que me lleva a mal pensar que este hecho es para que no molesten y aún más para que queden subordinados a quienes toman las decisiones sobre sus vidas.

1 comentario:

gabrielrosselloblog dijo...

Totalmente de acuerdo. Las personas se están adentrando en internet como cerdos que entran en el matadero, sin ser conscientes de que de cada día somos más esclavos de este gigante. Os dejo una versión alternativa: https://gabrielrosselloblog.wordpress.com/2017/06/01/internet-el-dios-omnisciente-del-siglo-xxi/