miércoles, julio 04, 2012

La circuncisión por motivos religiosos podría ser juzgada

La circuncisión por motivos religiosos podría ser juzgada


Afp | Berlín
El Mundo, 26/06/2012




La justicia alemana ha estimado que la circuncisión de un niño por motivos religiosos es una lesión corporal susceptible de ser condenada por la justicia.
Así lo ha considerado en una sentencia que los expertos consideran que será muy relevante para los médicos.

Según un tribunal de Colonia,
"el cuerpo de un niño se altera de forma irreparable por la circuncisión".
"Esta injerencia es contraria al interés del niño, que debe poder decidir más tarde sobre su pertenencia a una religión".



La sentencia considera además que los derechos de los padres en materia de educación y de libertad religiosa no se vulneran.
Esta decisión probablemente desencadene reacciones en el país germano, donde se practica la circuncisión a varios miles de jóvenes musulmanes y judíos cada año, por voluntad de sus padres.

Esta sentencia es "extremadamente importante para el sector de los médicos porque, por primera vez, va a existir una base legal sobre la que apoyar sus decisiones", ha asegurado el jurista Holm Putzke, en el periódico 'Financial Times Deutschland'.

"A diferencia de lo que les ocurre a muchos responsables políticos, el tribunal no se ha dejado influenciar por el temor de ser tachados de antisemitas o antireligiosos", ha afirmado Putzke.


"Celebración" de la circuncisión en niños. Mezquita Estambul
La justicia se ha pronunciado tras la consulta de un médico generalista de Colonia que había practicado la circuncisión de un niño de cuatro años tras la petición de sus padres, de religión musulmana. 
Pocos días después de esta operación, el niño había sido ingresado en urgencias porque sufría fuertes hemorragias. Tras este suceso, el fiscal de Colonia había abierto una investigación contra el médico responsable de la circuncisión. El médico había sido puesto en libertad porque el tribunal entendió, entonces que no se podía determinar si el médico había actuado de forma ilegal.
Esta intervención quirúrjica, que consiste en quitar el prepucio del órgano sexual masculino, es bastante común en determinadas zonas geográficas. Así, por ejemplo, en Israel o Filipinas es una práctica común y también es una práctica habitual en Estados Unidos. En cambio, en Europa y Latinoamérica se realiza en pocas ocasiones.




Parece que el sentido común se va imponiendo sobre la manía de los adultos "abusones" de hacer en los niños, aquello para lo que no han sido consultados. 

Debemos felicitarnos
porque estas prácticas salvages sean tratadas como lo que son:
un maltrato puro y duro,
y por tanto un delito. 


No hay comentarios: